Qué es y cómo es el Modernismo


Se trata de una tendencia estética cuyo origen se sitúa en Hispanoamérica y que trajo a España el poeta nicaragüense Rubén Darío en su segunda visita como embajador, en 1891.

Los modernistas buscan renovar la literatura, especialmente el lenguaje literario, rechazando el “descuido” realista y su poca preocupación estética. Así pues, rechazan la literatura española inmediatamente precedente e imitan otras extranjeras, sobre todo la francesa. El género más cultivado será la poesía.


INFLUENCIAS

La influencia más importante que recogen los modernistas viene de la literatura francesa de finales del XIX, fundamentalmente de dos tendencias:
  • Parnasianismo (Mallarmé): busca la perfección formal de la obra literaria, frente al exceso de sentimentalismo. Su lema es “el arte por el arte”. Buscan la belleza de la obra literaria introduciendo temas de la mitología clásica, lo antiguo, lo elegante, lo aristocrático, etc.
  • Simbolismo (Verlaine, Rimbaud, Baudelaire): movimiento que busca las correspondencias entre el mundo físico y el mundo espiritual. Las realidades físicas simbolizarían ideas, sentimientos y estados de ánimos, y viceversa, las ideas, sentimientos y estados de ánimo pueden expresarse mediante símbolos. Dan mucha importancia a la musicalidad del poema.
Combinan esto con el influjo de clásicos españoles como el Arcipreste de Hita, Berceo o Bécquer.

CARACTERÍSTICAS

Los modernistas rechazan la sociedad industrial y capitalista en que viven: la consideran utilitarista, materialista, mediocre y gris, y los escritores adoptan actitudes para diferenciarse (bohemios, dandis). Por ello, llevan al extremo el afán de evasión romántico, ya que quieren crear con el arte y la obra literaria un mundo de belleza que les sirva de “refugio” de ese mundo con el que están en desacuerdo. La finalidad de la literatura ha de ser, por tanto, crear belleza. Y para lograr esa finalidad, el Modernismo renovó y amplió el lenguaje poético, enriqueció la métrica y fabricó sus propios mundos mediante la palabra, para escapar así de aquel en el que vivían y que no les gustaba.
         TEMAS

En cuanto a los temas, podemos distinguir dos tendencias o corrientes muy distintas:

1.-Esteticista: corresponde a la cara más externa y superficial del Modernismo, según la cual la literatura debe crear un mundo de belleza, y para ello recurren a una serie de motivos temáticos:
  • Atención al mundo sensorial, al reflejo de  sensaciones de todo tipo (colores, olores, sabores, luz, aromas, sonido, brilo, etc.)
  • Elementos lujosos, refinados o exquisitos (sedas, metales y piedras preciosas, joyas, perfumes…) Gusto por lo aristocrático, rechazo de lo vulgar.
  • Escapismo, evasión en el espacio (exotismo, lo oriental, lo cosmopolita…), en el tiempo (mitología, Antigüedad clásica, lo legendario, lo medieval, lo renacentista…) o mediante la fantasía (cisnes, lagos, princesas, mitos, jardines suntuosos o crepusculares, lo otoñal, dioses y héroes, palacios, ninfas, estanques, caballeros, damas, Pierrots y colombinas…)
  • Culturalismo: alusiones culturales, a obras de arte, músicos, artistas, obras literarias, poesía…
Este es el Modernismo exuberante y llamativo en la forma, pero intrascendente y tópico en el contenido.

2.- Intimista: otra corriente atiende al mundo interior, a los sentimientos o impresiones del poeta, ya sea de forma vitalista (cantando al goce de vivir y la sensualidad) o bien melancólica (tristeza, angustia vital, malestar, soledad, el paso del tiempo, temor a la muerte, rechazo del mundo en que viven…). Suelen proyectar sus sentimientos sobre paisajes o elementos físicos que son símbolos de sus estados de ánimo.
  • Un símbolo es una imagen física que sugiere una idea abstracta, no perceptible por los sentidos, o un sentimiento. Por ejemplo, el ocaso sería símbolo de decadencia o muerte; el camino puede ser símbolo de vida, y la luz puede sugerir alegría. El uso de símbolos tenía un precedente importantísimo en Bécquer.
             LENGUA Y ESTILO

Los modernistas muestran una gran preocupación por la forma (métrica, estilo), ya que mediante la obra literaria ellos tratan, ante todo, de crear belleza. Por ello, llevaron a cabo una profunda renovación del leguaje poético. Crearon un lenguaje colorista, sonoro y rítmico como antes no había existido. Sus principales características son:
  • Efectos sensoriales (reflejo de sensaciones de todo tipo): tratan de reflejar colores, luz, musicalidad, sonoridad, perfumes, ambientes, tacto (suavidad, visones, sedas, etc.)
  • En cuanto al léxico, tratan de alejarse de la lengua habitual y coloquial, prefiriendo palabras inusuales o llamativas por la forma, como neologismos, arcaísmos, cultismos, palabras extranjeras o exóticas…
  • La adjetivación es abundantísima. A veces se trata de una adjetivación meramenten ornamental (adorno) o plástica (transmite sensaciones); otras, transmite impresiones o sentimientos.
  • Utilizan todo tipo de recursos fónicos (aliteraciones, onomatopeyas), dada su preocupación por la sonoridad de la obra literaria.
  • Abundan las imágenes, los símbolos, las metáforas, las comparaciones.
  • Uso de sinestesias: recurso que consiste en mezclar sensaciones provenientes de distintos sentidos, por ejemplo, aplicándole a un sustantivo percepctible por un sentido un adjetivo que se refiera a otro. Ej. “sonido dulce”, “luz áspera”, “negros gritos”.
  • Por su afán por conseguir ritmo y musicalidad, van a utilizar todo tipo de recursos basados en la repetición (anáfora, paralelismo, repeticiones…)
        MÉTRICA

Una de las formas de crear belleza con las palabras es lograr “musicalidad”, y para ello, la métrica es un aspecto fundamental. Así, los modernistas ampliaron los ritmos y formas métricas, y experimentaron con recursos como encabalgamientos sorprendentes.

Sin dejar de usar los versos tradicionales (octosílabos, endecasílabos, heptasílabos), rescataron algunos que no se usaban en castellano desde la Edad Media, como el alejandrino, e introdujeron versos hasta ahora poco usados (dodecasílabos, eneasílabo, decasílabo). En general, van a mostrar una clara preferencia por los versos largos y sonoros.

En cuanto a las estrofas, también llevaron a cabo una intensa renovación, introduciendo variaciones en estrofas tradicionales (por ejemplo, escribieron sonetos en alejandrinos, cuando tradicionalmente se usa el endecasílabo), inventaron otras completamente nuevas y ensayaron el uso del verso libre

AUTORES Y OBRAS

El principal representante del Modernismo es el nicaragüense Rubén Darío, en el que encontramos ya todas estas características y las dos grandes tendencias temáticas (la esteticista y la intimista).

Su llegada a España y el conocimiento de su obra, en 1891, cuando ya se percibía cierto cansancio del Realismo hasta entonces dominante, supuso toda una revolución que animó a muchos jóvenes poetas a escribir de acuardo con su novedoso estilo. Aún así, en general, los poetas modernistas españoles tendieron a utilizar una lengua más sencilla que la del vate nicaragüense, con una clara preferencia, además, por la temática intimista.

Dentro de los poetas modernistas españoles cabe destacar a Manuel Machado, y las primeras obras de su hermano Antonio Machado (que luego evolucionó hacia una literatura más claramente noventayochista) y de Juan Ramón Jiménez (que luego evolucionó hacia una poesía intelectual). Las Sonatas de Ramón Mª de Valle-Inclán son la principal muestra de prosa modernista.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...