Larra y su obra






Mariano José de Larra fue un hombre inteligentísimo, muy observador, crítico mordaz e irónico, defensor a ultranza de la libertad social y política, y azote de los defectos de la España de su tiempo. Aparte de sus artículos, escribió una tragedia (Macías) y la novela histórica El doncel de don Enrique el Doliente (ambas obras, curiosamente, sobre el mismo tema: la desventurada figura de un trovador medieval enamorado de una mujer casada y que morirá por ese amor).


Pero su importancia se debe sobre todo a sus artículos periodísticos; de hecho, se le considera el creador del periodismo moderno. Fundó con 19 años el periódico satírico El duende satírico del día, y a lo largo de su corta vida, fundaría algunos otros, como El pobrecito hablador, además de colaborar con otros periódicos y revistas de su tiempo. Como era habitual entre los costumbristas, firmaba sus artículos con diversos pseudónimos (Andrés Niporesas, El duende, el Pobrecito hablador, El Bachiller...) y con cada pseudónimo creaba un personaje, una personalidad, una máscara, una perspectiva diferente. A veces, incluso, fingía que estos personajes se escribían y respondían mediante cartas. Su pseudónimo más popular, que terminó siendo definitivo, fue “Fígaro”.

Escribió unos doscientos artículos que suelen agruparse en tres tipos:

1.- Artículos de costumbres: los más interesantes desde el punto de vista literario. Como los costumbristas románticos, Larra describe costumbres, personajes y situaciones típicas de la realidad española de la época, pero, a diferencia de aquellos, no lo hace con afán pintoresquista, sino para criticarlos porque los considera reveladores de un problema más profundo, el denominado “mal español”: la pereza, la incultura, el atraso, el poco interés por hacer las cosas bien, la mala educación, el orgullo de ser ignorante o mal educado, la hipocresía, la vanidad, etc. Además, Larra se proyecta personalmente (de acuerdo con el subjetivismo y el egocentrismo romántico), hablando en primera persona de su experiencia con las realidades que describe. Curiosamente, algunos, a pesar de haber sido escritos hace 200 años siguen teniendo plena vigencia.

2.- Artículos políticos: critica la situación política, el absolutismo, la falta de libertad, y los caóticos intentos de poner en práctica las ideas liberales tras la muerte de Fernando VII. En ellos queda clara su ideología liberal.

3.- Artículos literarios: hace crítica de autores y obras del momento, exponiendo al mismo tiempo su visión sobre la literatura y el arte.

Casi todos los artículos siguen la misma estructura deductiva: empieza introduciendo el tema o problema de manera general para luego pasar a exponer ejemplos, situaciones, anécdotas y casos concreots que lo ilustran.

Su estilo es siempre claro y directo (como exige el periodismo), siendo muy frecuente la ironía y el uso de muchos otros recursos de efecto humorístico (la adjetivación, comparaciones, metáforas o retruécanos, por ejemplo)

Algunos de sus artículos más conocidos son Vuelva usted mañana (sobre la burocracia), En este país, El casarse pronto y mal, El castellano viejo, Los calaveras, Las casas nuevas, o El día de Difuntos de 1836 y La Nochebuena de 1836, escritos justo antes de su muerte y que reflejan ese pesimismo extremo que le llevaría al suicidio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...