La mano de nieve (taller de escritura)


RIMA VII
    Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo
veíase el arpa.
   ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas
como el pájaro duerme en las ramas,
esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!
    ¡Ay! pensé; ¡cuántas veces el genio
así duerme en el fondo del alma,
y una voz, como Lázaro, espera
que le diga: «¡Levántate y anda!».



GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER


Pues ha llegado el momento de atraverse con el género que seguramente estáis menos acostumbrados a enfrentaros cuando os pedimos que escribáis: la poesía. Porque la próxima tarea que os propongo (obligatoria, sí, sí, que hay que, al menos intentarlo) es que escribáis un poema romántico, pero romántico en sentido estricto, es decir, con las características de la poesía perteneciente al Romanticismo decimonónico (o sea, del siglo XIX) 


Y con lo que ya sabemos de esa poesía romántica,  os recuerdo que  vuestro poema puede ser:
  • Una rima intimista (al estilo de Bécquer): sobre el amor,  la esperanza, la ilusión, el desengaño la incertidumbre, la soledad, la melancolía, vosotros mismos... en fin, ya sabéis.
  •  una poesía de exaltación de ideales (la libertad, la justicia...) o cualquier otra idea aunque no sea exactamente un "ideal" (por ejemplo, la diversión, la alegría, la risa, la noche, la música,la pasión, la amistad, la belleza....), al estilo de Espronceda.
  • una poesía de exaltación de un determinado personaje (también al estilo de Espronceda... acordáos de su pirata): puede ser el que vosotros queráis, real o ficticio, concreto o simbólico, anónimo o famoso...), del que podéis hablar en 3º persona, o al que podéis dejar hablar en 1ª
Ya sé que escribir poesía puede "asustar" un poco, pero todo es ponerse. Casi todos tenemos por dentro pensamientos, ideas, sentimientos, de esos que no son fáciles de expresar, o de los que casi nunca expresamos, porque no vemos para qué, porque no tenemos a quién o porque no surge la ocasión, y que podrían "echar a volar" si apareciera, como decía Bécquer, "la mano de nieve que sabe arrancarlos". Pues para eso está la poesía, y para eso me gustaría que os animarais a probar a escribirla, porque no es tan difícil ni complicado como pudiera parecer.

No  os preocupéis demasiado, al menos en principio, por la métrica (aunque por ejemplo el romance es bastante fácil... y un valor seguro para escribir poesía en castellano...). Vosotros sentaos a escribir y buscad una idea central, un tema, un sentimiento, un recuerdo... Dejad volar la imaginación (o el corazón) y escribid lo que os vaya saliendo en líneas cortas (que serán los versos). No os preocupéis demasiado por la coherencia, o la lógica: escribid como por impulso lo que os vaya viniendo a la cabeza, lo que os sugiera esa idea, tema o asunto. Luego, releed, modificad y retocad lo que os parezca conveniente, y comprobad entonces que al leerla tiene cierto ritmo (que es lo que se consigue con la métrica). Y si no os gusta lo que os sale a la primera, probad una segunda y una tercera. Y por supuesto, sacudíos esa vergüenza tan tonta que a veces os dan estas cosas...

Así que el lunes 28 de noviembre os pediré en clase  los poemas que surjan del arpa silenciosa y cubierta de polvo que tal vez tengáis "del salón en el ángulo oscuro" , esperado esa "mano de nieve"  vuestra que haga que la poesía eche, por fin, a volar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...