Dichosa ortografía




Ya sé que estaréis ahora mismo ocupadísimos con piscinas, playas, excursiones, fiestas, paseos y perezas veraniegas, pero como algunos me habéis pedido ayuda para la dichosa cuestión de la ortografía, por aquí os la dejo.


Antes de nada, me gustaría aclarar que lo de la ortografía es una cuestión complicada y un poco misteriosa, y que no hay fórmulas mágicas, infalibles ni, sobre todo, inmediatas, para mejorarla. Incluso parece una característica personal: hay gente que apenas pone faltas de ortografía y hay gente que pone muchísimas, como un rasgo más de su persona, como ser bueno o malo en matemáticas, dibujar bien o mal, tener buena o mala letra o estar más o menos dotado para la danza. 

Existen algunos hábitos que por pura lógica contribuyen a que escribamos bien: el principal, leer mucho. Es obvio que aquella persona acostumbrada a ver palabras bien escritas las escribirá bien más fácilmente (de hecho, todos dudamos en cómo se escribe una palabra nueva que no hemos visto nunca escrita). Pero aún así, conozco a grandes lectores, e incluso buenos estudiantes, que cometen faltas de ortografía de las "gordas", hasta cuando ya son personas mayores y formadas. ¿Por qué? Pues parece ser que es una cuestión de tipos de percepción. hay personas que ven la palabra en su conjunto, y les cuesta quedarse con las letras, una a una, que la forman... Pero esto son sólo hipótesis, y lo que estamos intentando aquí es ir mejorando nuestra ortografía, porque como ya sabemos, el castellano tiene unos cuantos puntos conflictivos (la h-, la b/v, la g/j, la -d / -z....) que aunque regidos por algunas reglas (con sus también dichosas excepciones) muchas veces solo siguen la razón incontestable del porque sí, y así es necesario aprenderlas.

Ásí que si sois de esas personas de ortografía problemática y distraída, tened en cuenta una serie de consideraciones previas.
  • No esperéis milagros ni un cambio repentino en vuestra ortografía: ir mejorando es cuestión de esfuerzo y constancia, y los resultados se irán viendo poco a poco y a largo plazo. Así que nada de desanimarse ni claudicar.
  • Leed mucho, por lo explicado más arriba.
  • Tampoco descartéis los métodos tradicionales que usaban -y usamos- los profes a veces de manera punitiva (es decir, como castigo). cuando cometáis una falta y la reconozcáis u os la corrijan, escribid varias veces seguidas la palabra bien escrita, aunque sólo sea para intentar "automatizarla". La cantidad de veces ya depende de las ganas; yo os recomiendo un mínimo de diez... y de ahí, ya para arriba, cuantas más mejor, obviamente.
  • Y luego están los ejercicios de ortografía, que nos ayudan a recordar las reglas y a fijarnos (aunque no garantiza que luego lo recordemos cuando estemos escribiendo preocupados por otras cosas). Pero bueno, algo ayudan. En el mercado tenéis cientos de cuadernillos de ortografía (mirad en cualquier gran superficie o librería, ya veréis), agrupados por niveles y algunos bastante atractivos.

Pero por supuesto, Internet nos ofrece una forma muy cómoda, práctica y entretenida de trabajar la ortografía, a través de ejercicios interactivos que no necesitan lápiz ni papel y se autocorrigen automáticamente. Y además, accesibles desde cualquier parte si tenéis el móvil a mano, para rellenar cualquier tiempo muerto o de espera... ¿Se puede pedir más?

Pinchando nuestra etiqueta Ortografía a accederéis amuchas entradas dedicadas a distintos puntos clave de nuestra ortografía, pero además os dejo aquí unas cuantas páginas dedicada a ella:




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...