De romances... a canciones


Los romances, que surgieron del sentir popular allá por el siglo XV y alrededores, han conectado con la sensibilidad de gran parte del público de los siglos que le siguieron, hasta llegar a la actualidad, quizás por la universalidad de los sentimientos que recogen estas pequeñas historias: el amor, la soledad, la muerte, lo inexplicable... Así que no es extraño que haya quien se haya decidido a ponerles música y convertirlos así en canciones. Aquí tenéis unos cuantos ejemplos, de algunos de los romances que leímos y comentamos, sin ir más lejos.


Para empezar, el Romance del prisionero, esa pequeña y sencilla maravilla que expresa lo que siente cualquier persona que, por el motivo que sea, se siente aislado de la alegría que tiene alrededor, porque una "cárcel" (sea cual sea: la soledad, una desgracia, una enfermedad...) se lo impide. Aquí lo tenéis musicado por el gran Paco Ibáñez (que ha puesto melodía a muchísimos de nuestro clásicos, como vimos cuando hablamos del Libro de Buen Amor, y como volveremos a ver más adelante, sin duda):



Del mismo poema tenemos otra versión musical, en este caso de Joaquín Díaz... ¿Cuál preferís?



También lo tenemos por el gran Amancio Prada (y enlazado con otras canciones, como explica él mismo al principio):



Y la versión más reciente, a cargo de Alalumbre Folk:



El Romance del Enamorado y la Muerte, precisamente por lo sugerente y emotivo de esa historia en que un amor intenta desesperadamente sortear a la muerte, también ha sido muy versionado. Por ejemplo:

Joaquín Díaz:



Por el dúo uruguayo formado por Washington Carrasco y Cristina Fernández:



También por Amancio Prada (una de mis versiones preferidas, lo reconozco...). Fijaos en las variantes, muy comunes en toda la poesía popular:



En la voz del mítico e injustamente desaparecido cantautor chileno Víctor Jara:



Otra maravillosa versión. la de las cantantes argentinas Leda y María:



La versión de Jaramar...



No podía faltar la de Paco Ibáñez, clásico entre los clásicos:



Y una última versión: la de la voz de Sandro:



También del Romance  del Conde Olinos (en la que es el amor el que vence a la muerte) tenemos varias versiones:

Joaquín Díaz:



Alalumbre folk:



Washington Carrasco y Cristina Fernandez:



María Elena Walsh y Leda Valladares:




La Shica y Josete (preciosa versión):



Y no podía faltar la de Paco Ibáñez:



Vamos con el Romance del infante Arnaldos (uno de los más sugerentes, simbólicos y abierto a interpretaciones gracias a su fragmentarismo, ese final que deja tantas cosas sin explicar....). Aquí lo tenéis musicado por Amancio Prada:



Y para terminar os dejo con uno de los más famosos romances fronterizos, ambientado en los últimos años de enfrentamiento entre moros y cristianos: el Romance de Abenámar:

Aquí tenéis la versión de Daniel Pattier:



Y la de Paco Ibáñez:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...