Novelas fantásticas y novelas realistas


La novela se diferencia del cuento en la extensión: aquella es larga, este es breve. Y esta diferencia, que a simple vista podría parecer irrelevante, condiciona en realidad todas sus demás características: la mayor extensión permite contar hechos más amplios y complejos, que afecten a una mayor cantidad de personajes, a los que además se puede describir y analizar con más profundidad. También puede haber muchos más lugares, y estar descritos con mucho más detalle... Y la extensión hace, además, que las novelas no pueden ser orales (recordad que las narraciones orales se conservan en la memoria... y a ver quién puede recordar una novela entera, que sería imposible contar o escuchar en una sesión...). De ahí que el boom de la novela empezara con la aparición de la imprenta en el siglo XV y continúe en la actualidad, cuando los libros más leídos, vendidos y premiados suelen pertenecer a este género.

Dentro de la novela hay muchos subgéneros que se establecen según su argumento y temas. Así, tenemos novelas de aventuras, de detectives, de terror, de humor, juveniles,  sociales, psicológicas, polícíacas, rosas, negras....

Pero nosotros vamos a centrarnos en dos grandes tipos de novelas, según la relación de su argumento con la realidad: las novelas fantásticas y las novelas realistas, cuyas características vamos a repasar:

La novela fantástica
  • Argumento: este tipo de novelas narran un argumento muy alejado de nuestra realidad cotidiana, lleno de sucesos maravillosos, y suelen contar la lucha del bien contra el mal. Generalmente, tienen un final feliz.
  • Personajes: son todos extraños, con aspecto exótico o insólito, y algunos incluso tienen poderes sobrenaturales. Los protagonistas suelen defender el bien, y sus antagonistas, el mal.
  • Espacio: ocurren en lugares exóticos, extraños o maravillosos que se suelen describir con bastante detalle.
  • Tiempo: suceden bien en una época indeterminada, bien en un pasado lejano o incluso en el futuro (en todo caso, alejado del nuestro).
  • Estructura: generalmente es muy sencilla, en planteamiento, nudo y desenlace.
  • Narrador: suele ser externo (en 3ª persona, fuera de la historia) y omnisciente.

La novela fantástica, como los mitos y leyendas, están llenos de personajes y sucesos maravillosos, pero a diferencia de estos (breves, orales, anónimos y tradicionales) nacen por escrito firmadas por un autor conocido.

En la Edad Media triunfaron en forma de libros de caballerías, en los que un caballero andante ayudaba al que lo necesitaba enfrentándose a toda clase de aventuras en las que solían intervenir elementos mágicos y maravillosos (gigantes, magos, brujas, objetos con propiedades mágicas, etc.).

El género resurgió en el siglo XIX, cuando nace la novela de terror, y se mantuvo con fuerza en el XX, cuando surge además el subgénero de la ciencia ficción (que imagina como será el futuro).

Una de las sagas de novelas más exitosas de ese siglo fue El señor de los anillos , de J.R.R. Tolkien, que crea todo un universo maravillo habitado personajes que representan la lucha entre el bien y el mal en torno a un anillo de poder absoluto. Aquí os dejo el tráiler de la también exitosísima adaptación cinematográfica que se hizo a principios de nuestro siglo a cargo del director Peter Jackson, en el que se ven ya muchas de las características de este tipo de novelas.



La novela realista
La novela realista, por el contrario, es aquella que trata de reflejar la realidad cotidiana de forma completa y fiel,. Es decir, que aunque narran algo que no ha sucedido, intentnan que se parezca a como sucedene las cosas en la realidad. Esto es lo que se llama verosimilitud: el parecido de la ficción con la realidad, que hace que resulte creíble. Todo esto afecta a todas sus características.
  • Argumento: cuentan la vida -o las vidas- de personajes cotidianos que intentan realizar sus sueños o aspiraciones, pero frecuentemente fracasan. Los escritores suelen basarse en la realidad, que observan y sobre la que se documentan.
  • Personajes: cotidianos , no héroes extraordinarios, creíbles, parecidos a personajes reales. Suelen describirse con detalle y pertenecer a distintos grupos sociales.
  • Espacio y tiempo: suelen situarse en lugares y épocas reales, cercanos, y reconocibles para los lectores.
  • Narrador: puede estar en 3ª o 1ª persona.
  • Estructura: por lo general es sencilla y responde al esquema clásico en planteamiento, nudo y desenlace.
La primera novela realista fue la que se conisidera la pimera novela moderna: D. Quijote de la Mancha escrita por Miguel de Cervantes a principios del XVII, y que pretendía acabar con las novelas fantásticas de la época, los libros de caballerías, que habían llegado a ser completamente inverosímiles y disparatados. Lo hizo situando estas aventuras en la realidad cotidiana del XVI, a través de un hidalgo cincuentón que quiere ser caballero andante, y le salió, casi sin querer, la novela más famosa, influyente, importante y genial de todos los tiempos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...