Estilísticamente hablando: las figuras retóricas o literarias

Empezaremos por aclarar la terminología, para que luego no haya confusiones: los términos figuras literarias, recursos estilísticos, figuras retóricos, recursos retóricos, recursos literarios.... se refieren a lo mismo, y podemos usarlos indistintamete para nombrar esos pequeños trucos que los escritores utilizan para expresar mejor aquello que quieren expresar, para sorprender al lector o llamar su atención o para adornar, porque recordemos que la literatura pretende gustar, conmover, emocionar, entretener al lector, y para lograrlo es tan importante el qué se dice como el cómo se dice.

Hay decenas de recursos estilísticos identficados y clasificados según el aspecto de la lengua con el que jueguen (el sonido de las palabras, su colocación dentro de la oración, su significado...), pero nosotros vmos a centrarnos sólo en algunos, para que vayáis acostumbrándoos a reconocer y explicar uno de los rasgos propios de la lengua literaria. 

Así que ya podéis empezar a familiarizaros con términos como metáfora, comparación, antítesis, anáfora, paralelísmo, personificación, hipérbaton, hipérbole, asíndeton, polisíndeton, epíteto, paradoja, interrogación retórica o aliteración. Aunque lo más importante es reconocerlos, y ya aviso que sí, que se usan sobre todo en literatura, pero también en otros campos (por supuesto, en las letras de canciones, que son también literatura, o en la publicidad, o en discursos de todo tipo). Incluso en nuesta lengua cotidiana los empleamos sin darnos cuenta ni importancia... Pero para ir viendo todo esto, primero tenemos que conocerlos y reconocerlos. Y para eso, aquí están.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...