El rastro profundo de las "Coplas" manriqueñas: propuesta-concurso... para la próxima evaluación


A pesar de que, como vimos, las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique son un poema profundamente enraizado en la tradición medieval (con su mentalidad característica, sus tópicos e intenciones), su forma de expresar esa reflexión sobre la vida, la muerte, el paso del tiempo, la fragilidad de lo terreno, lo inestable y efímero de todo aquello que deseamos y a veces incluso conseguimos, han hecho que su eco perdure hasta la actualidad... y lo que queda.

Por ejemplo, imposible no pensar en el poeta medieval cuando Antonio Machado convierte el camino en el símbolo fundamental de su poesía, mediante el cual se define a sí mismo -y al lector- como caminante... 

 Y la imagen de la vida como un río (siempre fluyendo, imposible dar la vuelta, discurriendo por un cauce que la lleva a su final, siempre el mismo río pero con distinta agua) sigue funcionando en la actualidad y no solo en poesía: también en novela (El río que nos lleva, de José Luis Sampedro), o incluso en cine (El río de la vida, de Robert Redford). Y el mar como imagen de la muerte (estático, inmenso, punto de llegada y punto final del fluir del rio, y al mismo tiempo, su destino natural) aparece entre otros, de nuevo, en Machado

Federico García Lorca, por su parte, imitaba a Manrique elogiando a su padre para hacer su propio elogio de su amigo, el torero Ignacio Sánchez Mejía, en su "Llanto" .

Pero ya mucho antes, en el siglo XVII, Francisco de Quevedo retorcía hasta la genialidad otra de las ideas que ya esbozaba serenamente Manrique: la vida como tiempo, en un continuo pasar imposible de nombrar, que hace que el futuro tenga el mismo valor que el pasado (pues será igual de pasajero), que el presente no exista y que vivir sea, en realidad, ir muriendo.

Por supuesto, tenemos versiones musicales de las Coplas. Las más logradas y justamente populares, las de Paco Ibáñez:



y Amancio Prada:






Pero sin duda, el homenaje más directo, intencionado y explícito es el que le hace el poeta granadino Luis García Montero en sus "Coplas a la muerte de su colega", que podéis leer aquí (y también escuchar su versión musical a cargo del grupo TNT).

Y sobre este último poema os propongo la propuesta-concurso: debéis intentar señalar y explicar todas las similitudes entre el poema de Manrique y este (pueden ser tanto de temas, ideas, expresiones concretas, métrica, etc.) y las principales diferencias. La participación digna, como siempre, ya supondrá una nota extra, pero el o la que lo haga mejor tendrá, además, medio puntito más. Y tanto la nota extra como el premio contarán ya en la 3ª Evaluación (para esta, la suerte está echada en lo que a trabajos voluntarios se refiere).

Las respuestas, a mi correo antes del 25 de Marzo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...