Veamos: Unamuno, "vencer o convencer"



Como la de varios de sus compañeros de la Generación del 98, la figura de Unamuno se convirtió en mito por su propia personalidad (filósofo y rector universitario respetadísimo y querido) y por algunos incidentes en los que tiene mucho que ver su coherencia personal con su forma de pensar y de actuar (a pesar de que osciló entre posturas tan contrarias como el apoyo a la República, de la que terminó desencantado, y su inicial apoyo al levantamiento franquista). En este sentido es legendaria su intervención en un acto conmemorativo el 12 de Octubre del 36,  inaugurando el curso universitario, "Día de la Raza" para la recién levantada en armas España ultraconservadora, que le invitó y al que acudió para escuchar discursos y cánticos fascistas ante los que no pudo permanecer callado. 

Unamuno: cabeza de familia del 98

"A veces, el silencio es la peor mentira".
"Hay que sentir el pensamiento 
y pensar el sentimiento".
"Lo sabe todo, absolutamente todo.
Figúrense lo tonto que será."
"Procuremos más ser padres de nuestro porvenir
que hijos de nuestro pasado."
"El modo de dar en el clavo
es dar cien veces en la herradura".

"Besos que vienen riendo, luego llorando se van,
y en ellos se va la vida, que nunca más volverá".

"Se viaja no para buscar el destino
sino para huir de donde se parte".

Miguel de Unamuno fue quizás el mayor pensador que nos dejó la Generación del 98. De hecho, su obra es tan importante literaria como filosóficamente. Era el mayor de los hombres del 98, y muy respetado, hasta el punto de que se le puede considerar como un "líder" espiritual o moral de todos ellos.

La prosa modernista: "Platero" y Sonatas

La prosa era el género preferido de los realistas, contra los que modernistas y noventayochistas reaccionan; por ello, ambas tendencias intentarán, por vías diferentes, alejarla de las características que tenía en el Realismo (el reflejo completo, verosímil, fiel y objetivo de la realidad contemporánea y cotidiana, incluyendo numerosas descripciones detallistas, generalmente con un narrador omnisciente en 3ª persona y un lenguaje llano que se adecúa a la condición y situación del personaje).

Ramón María del Valle-Inclán, el de las barbas de chivo

"Este gran don Ramón de las barbas de chivo,
cuya sonrisa es la flor de su figura,
parece un viejo dios, altanero y esquivo,
que se animase en la frialdad de su escultura."

RUBÉN DARÍO






Así describía Rubén Darío a Valle-Inclán, escritor gallego de obra y personalidad única, muy propia y originalísima, tan original y llamativa como la indumentaria que desde joven eligió llevar: gafas redondas, sombrero, chalina, capa española (cuando ya casi nadie la llevaba), bastón y larguísimas "barbas de chivo".







Veamos: Ramón María del Valle Inclán, genio mordaz y visionario.



Ramón María del Valle-Inclán fue un verdadero genio creativo muy adelantado a su tiempo, y de hecho, se le puede relacionar con los tres grandes movimientos que nos encontramos en la España del primer cuarto del siglo XX: el Modernismo, la Generación del 98 y las Vanguardias, de las que se le puede considerar un precursor a través del Esperpento, que muchos críticos emparentan con el Expresionismo.

Taller de escritura: "Retrato"





Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.


Modernismo y Generación del 98: ¡propuesta-concurso!


Vamos con uno de esos concursos que tan buen resultado suele dar y que puede proporcionar medio punto a uno o dos (podéis hacerlo individualmente o en pareja) de vosotros. Sólo tenéis que ver los vídeos de esta entrada y contestar a las 30 preguntas de abajo. El ganador será el que conteste correctamente a todas las preguntas, o, en su defecto, el que menos fallos tenga. Como siempre, en caso de empate, ganará el que haya enviado las respuestas primero.


Canciones y sintaxis: nuestro cóctel de la semana



Vamos con canciones, que ya sabéis que "la música amansa a las fieras", y "el que canta su mal espanta"... Pero esta vez, vamos a usarlas para pegarle un repasito a la sintaxis, ahora que ya nos hemos acercado a todos los tipos de oraciones compuestas:


Subordinadas adverbiales online


Aquí tenéis unas cuantas páginas en las que podéis practicar de forma cómoda y autónoma las últimas -pero no por ello menos importante- de las subordinadas: las adverbiales propias e impropias.

Comentamos a Machado

Antonio Machado sobre campos de Gormaz
Rafael de la Rosa

En esta entrada tenéis varios poemas de Antonio Machado, clasificados según la obra (y por tanto, la etapa) a la que corresponden. Pues bien, para el lunes 16 de abril deberéis elegir uno de ellos, que no sea de los vistos en clase, y  escribir un comentario, es decir, un texto sobre ese poema, en el que toquéis los siguientes puntos:

Veamos: Machado, recitado



Hay poesía que nace especialmente para ser leída en alto, recitada, escuchada, y a ella pertenece la poesía del gran Antonio Machado, porque como todos los poetas simbolistas finiseculares, daba una importancia esencial al ritmo y musicalidad de sus poemas. Pero para percibirlos, no basta con leerla en alto: hay que leerla bien. Y para leerla bien, incluso llegar al recitado (en el que con la voz hay que intentar transmitir el mismo sentimiento que las palabras) no hacen falta grandes "engolamientos" ni interpretaciones. Bastan tres pautas básicas:

Veamos: Machado, de poema a canción




En 1969, un joven cantautor llamado Joan Manuel Serrat, tras un polémico suceso relacionado con Eurovisión, lanzaba un dísco titulado Dedicado a Antonio Machado, poeta, con escasa confianza por parte de su casa discográfica. Y sin embargo, el disco, compuesto por canciones basadas en poemas del inolvidable poeta sevillano, fue todo un éxito y contribuyó sin duda a que versos como el "caminante no hay camino"  o los de la Saeta pasaran a formar parte de nuestra cultura popular colectiva. Insuperada y difícilmente superable musicalización de los poemas machadianos, de la que os dejo aquí algunos ejemplos.

"Hoy es siempre todavía": poemas de Antonio Machado


Para conocer a un poeta, sólo hay que leer sus poemas. Así que aquí os dejo unos cuantos poemas imprescindibles de uno de los más universales y eternos poetas de nuestras letras, Antonio Machado, que por su trayectoria puede incluirse tanto en el Modernismo como en la Generación del 98.

"La palabra esencial en el tiempo": la poesía de Antonio Machado

Antonio Machado por Joaquín Sorolla
1917


Si hubiera que elegir sólo tres o cuatro poetas de toda la historia de la Literatura castellana, uno sería, sin duda, Antonio Machado, que definió la poesía como "la palabra esencial en el tiempo", lo que ya nos da una idea de su concepción de la poesía: una poesía mucho más sencilla que la de otros Modernistas, que busca la esencia de la emoción, del sentimiento, de la vida, de la muerte, del tiempo...  y que fluye en el tiempo, con ritmo y musicalidad, aspecto que, para todos los poetas simbolistas (y Machado lo es) tiene una importancia trascendental (en todos los sentidos de la palabra).


Veamos: la Generación del 98


Venga: un par de vídeos para que fijéis, visualicéis y hasta, quizás, ampliéis, todo lo que hemos comentado acerca de una de las épocas más brillantes y fructíferas de nuestras letras, a pesar de lo gris del panorama nacional que le servía de fondo: la Generación del 98. El de ahí arriba es casi una presentación que sintetiza sus principales características.

Veamos: Antonio Machado



En la red tenemos varios documentos audiovisuales sobre Antonio Machado muy reveladores e interesantes. Como ese de ahí arriba, un breve episodio de la serie de RTVE ¿Te acuerdas? que evoca la figura de Machado con motivo del 70 aniversario de su muerte.

Antonio Machado: "en el buen sentido de la palabra, bueno"

Antonio Machado en el Café de las Salesas,
el 8 de diciembre de 1933
Antonio Machado, el más joven de los miembros de la Generación del 98,  nació en Sevilla el 26 de julio 1875, siendo segundo de una familia de -nada más y nada menos- ocho hermanos. Cuando é tenía sólo ocho años, su familia se trasladará a Madrid, donde el pequeño Antonio entrará en la Institución Libre de Enseñanza  (un centro pedagógico renovador, que defendía una enseñanza abierta y humanística, y en gran medida impulsora de la ideología regeneracionista, que proponía una renovación intelectual y cultural de España que tuviera como consecuencia la recuperación política y socioeconómica del país),  cuyo espíritu progresista le marcará para el resto de sus días y donde tuvo ilustres maestros y compañeros,  como Giner de los Ríos o el mismísimo Joaquín Costa.

La Generación del 98: de la literatura al mito.


Una generación literaria es algo mucho más concreto y específico que un movimiento literario, y para que pueda aplicarse esta etiqueta a un grupo de escritores, estos han de cumplir una serie de requisitos: edades similares (entre el mayor y el menor no ha de haber más de 15 años); que participen de un ambiente, una formación y unas inquietudes comunes; que existan relaciones personales entre ellos;  que haya un "acontecimiento generacional" que los marque; que sus  obras presenten también rasgos similares; y que su aparición suponga el anquilosamiento del movimiento anterior. A lo largo del siglo XX veremos como se emplea este término en varias ocasiones (la Generación del 27, la Generación del 36, la Generación del 50). Pero la primera generación literaria , la Generación del 98, aparece a caballo entre dos siglos, el  XIX y el XX, y de forma contemporánea y con muchas concomitancias con un movimiento artístico y literario más amplio, el Modernismo, lo que hace controvertido el uso de esta etiqueta.


Proposiciones subordinadas adverbiales impropias


Ya vamos terminando -por fin- el estudio de la Oración Compuesta. Hemos llegado a la última clase de subordinadas: las adverbiales impropias, que a su vez se clasifican en seis tipos (causales, consecutivas, condicionales, finales, concesivas y comparativas). Aquí os dejo la teoría...


El nombre exacto: poemas de Juan Ramón Jiménez


Juan Ramón Jiménez es uno de los grandes, de los mayores poetas que han dado nuestras letras, y así lo reconoce el  Premio Nobel de Literatura que le fue concedido en 1956, tres días antes de la muerte de su esposa, Zenobia Camprubí, a la que había conocido en 1913 y a la que le unió un amor intensísimo que duraría toda la vida, y que sería su contacto con el mundo sobre todo en los últimos años.

Porque fue un poeta muy sensitivo pero que tendió al aislamiento, sobre todo en su última etapa, que pasó obsesionado con pulir su Obra, con mayúsculas, que era como el denominaba al conjunto de su producción poética. Juan Ramón solo sobrevivió dos años a la muerte del amor de su vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...