Veamos: la segunda mitad del XIX y el Realismo



Os dejo un par de documentales (muy breves, no os asustéis, pero muy claritos) sobre lo que hemos contado acerca del contexto histórico del XIX.

El primero, que tenéis ahí arriba, comprende todas las revoluciones, desde principios de siglo. Aquí recordaréis cómo llegó al poder Fernado VII y cómo su hija Isabel, cómo transcurrió el reinado de esta, el estallido de la Revolución Gloriosa, el reinado de Amadeo de Saboya y la llegada de la Primera República

Benito Perez Galdós, maestro del Realismo español

Benito Pérez Galdós, a los 51 años de edad,por Joaquín Sorolla

Considerado por muchos el mayor novelista español después de Cervantes, y junto con Lope de Vega, el que mejor conectó y reflejó el sentir y el vivir del pueblo llano, Benito Pérez Galdós es el gran representante, por cantidad y calidad de sus obras, del Realismo en lengua castellana.

La novela realista española

Joaquín Sorolla: "El beso de la reliquia" (1893)

La novela (y secundariamente el cuento) fue el género más cultivado en el Realismo español de la segunda mitad del XIX (al igual que en el resto de los "realismos" europeos), y el género presentará en manos de estos escritores una serie de características determinadas por su finalidad: conseguir un reflejo fiel, completo y objetivo de la sociedad española de su tiempo y, sobre todo, sus problemas.


Un examen romántico y "variado"


Para el primer examen de esta segunda evaluación, entrarán dos cosas: el Romanticismo y las variedades sociales y situacionales de la lengua; lo que de forma algo más detallada, quiere decir que debéis repasar y/o estudiar:

"La piel de la memoria": Club de lectura



Como siempre, abro Club de lectura para conocer vuestras opiniones, impresiones, valoraciones y cualquier otra cosa que os apetezca comentar sobre La piel de la memoria, de Jordi Sierra i Fabra. Y también como siempre, para participar sólo tenéis que escribir un texto desarrollando vuestras impresiones sobre el libro y publicarlo en forma de un comentario a esta entrada, indicando nombre, apellidos y grupo, y así obtendréis una notita extra que os vendrá estupendamente, seguro, para la 2ª evaluación.(Los que tenéis blog, además, podéis publicar también este texto en él).

Infancias robadas

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.(...)

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

MIGUEL HERNÁNDEZ


Estamos leyendo La piel de la memoria, de Jordi Sierra i Fabrá, que nos cuenta la historia terrible de una infancia robada, la de Kalil, quien, vendido con solo doce años por su padre, se ve condenado a trabajar en durísimas condiciones y a conocer de cerca el lado más duro de la vida que influirá, claro, en su carácter.

 Pero de infancias durísimas están la literatura y el cine llenos, porque de infancias durísimas está, desgracia, todavía llena la vida. Y este tipo de obras contribuyen a que no se olvide ni se ignore esa terrible realidad, que es la única esperanza para que todo esto vaya cambiando, aunque sea poco a poco.

Así que vamos a hablar de infancias robadas, y de historias (libros, películas, canciones) sobre ellas. Si tú conoces alguna, aparte de las que mencionaremos en esta entrada, habla sobre ella (di si es real o ficticia, resúmela, comenta algo sobre su autor, da tu opinión e impresiones, etc.) en un comentario a esta misma entrada y tendrás, como siempre, una nota extra.

Piel, memoria e infancias robadas.

"Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala
es el silencio de la gente buena."
MAHATMA GANDHI



Nuestra primera lectura para este trimestre es La piel de la memoria, de Jordi Sierra i Fabrá, libro terrible y estremecedor por la dureza de la historia que cuenta.

Y es que este libro cuenta una infancia terrible, y de infancia terribles está la literatura llena (recordad, por ejemplo, el Lazarillo, y en nada nos encontraermos con el Niño yuntero de Miguel Hernández... pero de todo esto hablaremos un poco más adelante), porque la vida, desgraciadamente, está llena de infancias terribles. De niños sin oportunidad de aprender lo que es la sonrisa, la ilusión, el juego o incluso el amor de una familia. De niños a los que la vida les roba la infancia.Y eso, lógicamente, es algo que marca para toda la vida.

Porque la historia de La piel de la memoria es realista, por alejada que pueda parecer de nuestra realidad. A sólo unos kilómetros hacia al sur (por ejemplo, e incluso más cerca, y ya no digamos más lejos), ahora mismo, en el mismo instante en que tú lees esto, hay niños gastando su tiempo, que debería estar lleno de risas, juegos, amor e ilusiones, en trabajar para la miseria a la que están condenados de por vida,  pasando un miedo atroz, sufriendo una violencia aplastante en sus pequeñas carnes, aprendiendo no a escribir, ni a leer, ni a pensar qué quieren hacer con su vida, sino a odiar y a saborear para siempre la desesperanza.

Historias románticas (y IV): oh, el amor


No podía ser de otro modo. El Romanticismo adora las historias de amor. Un amor intenso, de por vida, irrefrenable y casi siempre con todo en contra: el mundo, la sociedad, el destino, la muerte. De la imaginación romántica surgieron también las más grandes, las más tristes, las más desesperadas, las más inolvidables, historias de amor. Pero amor con mayúsculas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...