El Naturalismo

"Retrato de Émile Zola" de Edouard Manet
El Naturalismo es una tendencia extrema que aparece un poco después del Realismo (a partir de 1880) y supone una radicalización de este movimiento. Surge a partir de la obra del escritor francés Emile Zola, y fue muy polémico. Sus principales características son:
  • Los escritores naturalistas adoptan frente a la sociedad la actitud de un científico o un médico, que examina sus síntomas (los problemas sociales, conflictos personales, lacras, miserias, brutalidad, etc.), analizan sus causas y proponen soluciones. 
  • En sus novelas pretenden demostrar su visión del hombre y la sociedad: el determinismo. De acuerdo con él,  los seres humanos están completamente condicionados por dos factores: la herencia genética y el ambiente en que se desarrollan y viven. Y para demostrar esto en sus novelas atienden a los aspectos más extremos en que esto puede ser más evidente: malformaciones y taras físicas o psíquicas, entornos de miseria, marginalidad o brutalidad, etc. 
  • Los personajes de las novelas naturalistas aparecen marcados por la sociedad o un entorno al que no pueden escapar. 
  • De ahí que su reflejo de la sociedad sea aún más descarnado que el de los realistas, con presencia frecuente de sus aspectos más negativos, sórdidos y escabrosos (miseria extrema, deformidad, crímenes, delitos, etc.). 
  • Los escritores naturalistas son además, más rigurosos, detallados y objetivos que los realistas (por esa actitud casi científica), y suelen incluir términos y explicaciones científicas o médicas. 
En España fue un movimiento muy polémico porque sus postulados (el determinismo) y su visión totalmente materialista del hombre y la sociedad chocaban en gran medida con el catolicismo (niegan, por ejemplo, el libre albedrío, y con él, la culpa). Aunque no hubo ni novelas ni escritores naturalistas propiamente dichos, sí encontraremos rasgos e influencia naturalista en algunas novelas realistas. 

Su gran defensora fue la escritora gallega Emilia Pardo Bazán, y son perceptibles muchos rasgos naturalistas en sus novelas (La Tribuna, Los Pazos de Ulloa, La Madre naturaleza) y cuentos.  Nosotros vamos a leer El indulto, relato de Dª Emilia en el que se percibe la influencia de esta tendencia extrema.

Otro autor que muestra influencia del Naturalismo es el valenciano Vicente Blasco-Ibáñez, que ambienta sus novelas sobre todo en la albufera y los arrozales valencianos (Cañas y barro, La Barraca).

Además, se perciben rasgos naturalistas en La Regenta, de Leopoldo Alas Clarín, gran novela del Realismo español.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...