Veamos: las variedades sociales y situacionales


Aquí tenéis unos cuantos vídeos para que comprobéis "de viva voz" los principales rasgos de algunas de las principales variedades sociales (o niveles) y situacionales (o registros) que hemos visto.


Empezamos por abajo. Es decir, por la variante social más baja, que se corresponde con las capas de la sociedad que, generalmente por cuestiones socioeconómicas, no han tenido acceso a la instrucción suficiente para utilizar la lengua con corrección. Es el nivel vulgar, caracterizado por la pobreza (gramatical, léxica, sintáctica) y sobre todo las incorrecciones de todo tipo, que se denominan vulgarismos. Los tres siguientes vídeos están plagados de ellos. A ver si los reconocéis.







Dentro ya de la lengua estándar (aquella que sin ser tan rica ni tan rígida como la culta, no presenta incorrecciones) nos encontramos con una variedad situacional o registro, la lengua coloquial (que debe ser usada en situaciones de confianza, familiaridad o afectividad con el receptor, aunque hablantes poco competentes la usan también cuando es el caso y no corresponde), que conviene no confundir con el nivel vulgar, porque aunque relaja la pronunciación de algunos sonidos, se caracteriza por la expresividad, la economía y la espontaneidad, que la hacen parecer descuidada.

Fiajos en sus rasgos en esta  discusión  en plató entre una chica y su madre:

 

Uno de los rasgos característicos de la lengua coloquial son las muletillas, aspecto que refleja este episodio de Camera Cafe:



Frente al registro coloquial, la otra gran variedad situacional es  el registro formal, que es el que debemos utilizar en situaciones en que no hay confianza, sino que hay bien distancia, bien respeto, bien protocolo Suele ser más cuidado y más próximo a la lengua culta (esto depende mucho de la competencia del hablante), y en determinadas situaciones requiere fórmulas fijas.

Aquí tenéis una de las situaciones que requiere  el uso de este registro: una entrevista de trabajo, en el que además encontraremos rasgos de un lenguaje específico, el del  ámbito laboral, que tiene sus propios tecnicismos. A ver si sois capaces de localizar alguno (en otra ocasión comentaremos lo descorazonador del mensaje de este corto)



Cada uno de estos registros ha de emplearse en la situación adecuada. Y aquí tenéis un ejemplo de inadecuación, por parte de esta cani que se presenta a un cásting para presentadora de televisión. ¿Podéis explicar por qué?



Fijaos como se alternan, combinan y contrastan el registro coloquial y el registro formal (espero que seías capaces de reconocerlos) en esta escena de Aida:



Otro sketch, este de Qué vida más triste, en el que aparece la lengua coloquial, la lengua de los móviles (casi casi una variedad situacional propia) y una reflexión... ¿qué variedad es más adecuada -o efectiva- para ligar? ¿El registro formal o el coloquial? ¿El nivel culto o el nivel estándar (porque del vulgar ni hablamos... ¿no????)?:


Vamos con otro tipo de variedades sociales que son propias de grupos sociales concretos: las jergas y los lenguajes especializados. Y empezamos por el lenguaje científico, propio, como su propio nombre indica, de ese grupo social que son los científicos. Como todos los lenguajes específicos (caracterizados sobre todo por el uso de términos propios, es decir, tecnicismos), lo más frecuente es su uso dentro del registro formal (por ejemplo, el ámbito académico). Y sin embargo, aquí lo tenéis combinado con el registro coloquial en un monólogo de un Profesor de la Universidad de la Rioja, que representó a España en un concurso internacional de monólogos científicos, Eduardo Sáenz de Cabezón (que por cierto, hace un par de años acudió al Concurso Matemático que celebra anualmente nuestro Instituto)

 

Hay muchos lenguajes específicos, tantos como disciplinas, ámbitos o materias. Y el uso que cada uno hace de sus propios tecnicismos hace que sólo puedan ser entendidos, al menos de forma completa, por el grupo social formado en ese ámbito. Y eso es evidente por ejemplo en uno de los lenguajes específicos más en boga en los últimos años:  el lenguaje técnico de la gastronomía:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...