Las variedades situacionales. Registro formal y registro coloquial.


Las variedades diafásicas (también llamadas registros o estilos de lengua) son las que el hablante elige para un acto de habla concreto en función de la situación en que se produce la comunicación.

La situación comunicativa es el conjunto de circunstancias extralingüísticas en las que se desarrolla la comunicación:



  • Personalidad de emisor y receptor -edad, profesión, ideología, afectividad, etc.
  • Grado de formalidad: proximidad o distanciamiento entre emisor o receptor 
  • Tema o materia (serio, informal, tráfico, filosófico, trivial...) 
  • Intencionalidad (informativa, explicativa, didáctica, lúdica, persuasiva, etc.) 
  • Unilateralidad / bilateralidad, planificación /espontaneidad
  • Ámbito (profesional, laboral, académico, judicial...) 
  • Canal (oral, escrito, medios de comunicación, teléfono...) 
La adecuación es la  elección por parte del hablante del registro más apropiado para una situación comunicativa determinada. No siempre es posible: depende de la competencia lingüística de la persona (cuanto mayor sea su conocimiento, más facilidad tendrá para cambiar de un registro a otro). 


Aunque hay muchos estilos específicos posibles, en primer lugar vamos a distinguir dos grandes tipos de registro: el registro formal y el registro coloquial, informal o familiar. 
  • El registro formal es el utilizado en situaciones formales, en las que no hay confianza o hay cierta distancia, y en ámbitos especializados (científico, literario, técnico, jurídico, periodístico, administrativo...). Es el más próximo a la lengua culta, en el que el hablante intenta utilizar un  lenguaje cuidado, preciso, correcto, variado y a veces original. Determinadas situaciones exigen incluso tratamientos y fórmulas determinadas ( usted, cartas comerciales, fórmulas y tratamientos de cortesía, etc.) 
  • El registro coloquial o informal, también llamado “familiar”, es el utilizado en ámbitos familiares, amistosos, en los que hay proximidad, confianza , cercanía o afectividad, y en los que predomina una comunicación directa, espontánea, interpersonal. Suele ser dialogado y en él confluyen lenguaje verbal y no verbal.  Sus principales características son:
    • Relajamiento en la pronunciación de sonidos ( vete de ai, taluego, cansao.. .) 
    • Vocativos informales, a veces afectivos (tío, cariño, cielo, tronco, colega, tú, chica...)
    • Expresividad, subjetividad, afectividad: 
      • Modalidades enunciativas, exclamativas, interrogativas, desiderativas, dubitativas. 
      • Organización subjetiva del mensaje (Caprichos es lo que tiene, caprichos)
      • Interjecciones y palabras enfáticas (Pero..., Y entonces..., Que.. . ¡Hombre..! Anda ya
      • Adjetivos, adverbios y verbos valorativos . (genial, estupendamente, me chifla...
      • Frases hechas expresivas (no dar pie con bola, ir hecho un cuadro, irsele la olla...), 
      • Metáforas, comparaciones e hipérboles (como una cabra, te lo he dicho millones de veces, tener mala leche...) 
      • Sintaxis descuidada, oraciones sin terminar. 
      • Diminutivos, aumentativos, despectivos o prefijos superlativos con valor afectivo o enfático ( super, requete, mega
      • Palabras informales (curro, nene, pringar, catear...) y creaciones léxicas espontáneas (tener pechonalidad) 
      • Palabras comodines y muletillas (o sea, es decir, ¿verdad?, y tal, ¿no?, bueno, pues)  
      • Afirmaciones y negaciones categóricas (ni hablar, que te lo digo yo, te lo juro, ya verás, ¿qué te juegas? )
    • Economía y comodidad: apócopes, aféresis (finde, chuches, profe, mates... ), elipsis (omisión de elementos), desorden de la frase… 


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...