Infancias robadas

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.(...)

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

MIGUEL HERNÁNDEZ


Estamos leyendo La piel de la memoria, de Jordi Sierra i Fabrá, que nos cuenta la historia terrible de una infancia robada, la de Kalil, quien, vendido con solo doce años por su padre, se ve condenado a trabajar en durísimas condiciones y a conocer de cerca el lado más duro de la vida que influirá, claro, en su carácter.

 Pero de infancias durísimas están la literatura y el cine llenos, porque de infancias durísimas está, desgracia, todavía llena la vida. Y este tipo de obras contribuyen a que no se olvide ni se ignore esa terrible realidad, que es la única esperanza para que todo esto vaya cambiando, aunque sea poco a poco.

Así que vamos a hablar de infancias robadas, y de historias (libros, películas, canciones) sobre ellas. Si tú conoces alguna, aparte de las que mencionaremos en esta entrada, habla sobre ella (di si es real o ficticia, resúmela, comenta algo sobre su autor, da tu opinión e impresiones, etc.) en un comentario a esta misma entrada y tendrás, como siempre, una nota extra.

En la literatura española, la primera gran obra que trataba esto era la anónima Lazarillo de Tormes, en la que Lázaro de Tormes, pregonero de la ciudad de Toledo, cuenta la historia de su vida desde su nacimiento como explicación para su situación actual. Y se trata de una historia durísima: la de un niño que con ocho años se ve entregado al primero de una sucesión de amos , a cual peor, o bien crueles que lo maltratan hasta el extremo (el clérigo de Maqueda, por ejemplo, le da una paliza que le deja inconsciente varios días... a un niño) o que le hacen sufrir uno de los horrores más tremendos que existe: el hambre. Y esta educación, entre la violencia, la miseria, la desconfianza y la obsesión absurda e hipócrita por las apariencias (que le enseñará el pobre escudero) harán de él un cínico que al final se convierte en el esposo de la amante de un cura (de ahí que la obra permaneciera anónima: la iglesia no salía demasiado bien parada, y era mejor evitarse problemas con la Inquisición) y niega lo evidente con tal de no perder su situación, la de pregonero (oficio mal visto en aquella época) y protegido del cura que es amante de su mujer, lo cual es para el “la cumbre de toda buena fortuna”. 

Porque lo terrible de es ta historia  no son solo los episodios de palos y hambre que sufre el pobre Lazarillo; lo terrible es también cómo esa mala educación  le condena a ser un cínico y una persona sin moral ni dignidad. Es decir, la sociedad que educó a Lázaro lo condenó a ser un miserable, porque no le dio oportunidad de ser otra cosa.

Y es que las infancias robadas proyectan siempre su sombra en la vida de las personas que las sufre,y no solo roban unos años, los de la infancia, que debería ser una época  de alegría, juegos, cariño y aprendizaje. La alegría y la ilusión que se roban en la infancia son casi siempre irrecuperables. Robar una infancia es robar una oportunidad. Robar una infancia  es robar una vida. Toda una vida.

A partir del Lazarillo surgió un género, la picaresca, formado por un conjunto amplio y exitoso de obras que a lo largo del XVII contaban cómo niños y jóvenes de clase baja tenían que sobrevivir a base de cuasidelincuencia, con pillajes, hurtos, timos, engaños.. aunque en este caso más que la denuncia importaba lo gracioso, curioso o pintoresco del ingenio que tenían que emplear para poder comer o “ascender socialmente”.

Con el Realismo del XIX, la terrible situación de algunos niños fue también objeto de atención para aquellos escritores que trataban de denunciar los males de la sociedad en la que vivían, y en este sentido, el escritor más improtante será el inglés Charles Dickens, con dos obras famosísmas

Una es Oliver Twist, publicada por entregas entre 1837 y 1839, considerada una de las primeras novelas sociales y que ya denunciaba males como el trabajo infantil o la explotación de los niños para comenter delitos. Un niño huérfano escapa del campo a la ciudad, de la que ha oído maravillas, pero solo encontrará miseria y delincuencia. Debido a su inocencia, , termina metido por un falso amigo en una red de carteristas. Como tantas obras realistas, ha sido adaptada a la gran y pequeña pantalla en varias ocasiones:
-

La otra es  David Copperfield, novela algo posterior, publicada por primera vez en 1850 y señalada por el autor explícitamente como su preferida entre todas las suyas. Cuenta en primera persona la historia de David y es ya lo que se conoce como novela de formación  en la que, como ocurría en el Lazarillo, asistimos a como lo que va sucediendo va conformando al personalidad del protagonistas, sobre todo cómo va aprendiendo a controlar sus impulsos y a comportarse de forma reflexiva y disciplinada.

David Copperfield es huérfano de padre y no soporta al nuevo marido de su madre. Por su comportamiento agresivo hacia él es enviado a un durísimo internado. Cuando muere su madre, su padrastro lo envía a Londres en trabajar en una fábrica en terribles condiciones (y aquí Dickens refelja su propia experiencia como trabajador de una fábrica de betún), aunque escapará y buscará a su única pariente viva, la excéntrica tIa Betsy. Si pincháis aquí, podéis ver una de las adaptaciones cinematográficas más recientes.


Ya en el siglo XX, el holocausto nazi será una fuente inagotable de historias tristes (que continúan surgiendo incluso en la actualidad), porque la crudeza de aquella realidad superaba sin duda cualquier ficción, y contarla es sin duda el mejor homenaje para los que la sufrieron y la única forma de evitar que se repita. Y el libro más famoso surgido de aquel trágico período es El diario de Ana Frank

Se trata del  diario real conservado de una niña judía (bueno, casi adolescente ya) apresada con sus padres y llevada por varios campos de concentración nazis, en uno de los cuales morirá de tifus. Es el  testimonio desgarrador de aquella tremenda realidad de la que  hace poco más de medio siglo. Ana Frank nació en 1929 en el seno de una familia judía acomodada, que, con el ascenso de los nazis, se vio obligada a huir a Amsterdam con su familia y vivir escondida durante dos años. Allí, a Ana le regalarán el diario y descubrirá su vocación de escritora.Y en ese diario dejará constancia de la angustia de vivir escondidos con la amenaza de ser descubiertos, los conflictos con sus padres o el descubrimiento del amor a través de sus sentimientos por Peter.

 Finalmente, los Frank serán descubiertos por los nazis, porque alguien los delata, y pasarán por el horror de los campos de concentración. Ana morirá en uno de ellos de tifus, en 1945, con apenas 16 años. De su familia solo sobrevivió su padre, que una vez acabado aquel horror se decidió a publicar el diairo de su hija, tal como ella quería,  que se convertirá en uno de los libros más leídos de todos los tiempos. Estremecedor relato real en primera persona que no deberíais perderos (de hecho, os lo recomiendo sin dudar). Hoy, la casa donde Ana estuvo escondida durante dos años en Amsterdan se ha convertido en un museo.

Aquí podéis ver una adaptación de su libro:

(Esta es la priemra parte, para ver el resto, id aquí  y buscar Ana frank de whole story español en los sucesivos capítulos (2, 3, etc.)  )

También en este período se inipira el libro El niño del pijama de rayas, del irlandés John Boyne, adaptado al cine con muchísimo éxito. Tanto libro como película son muy muy recomendables, aunque yo prefiero el libro. Eso sí, es mejor leerlo sin saber demasiado acerca de él, porque la sorpresa está asegurada..


Y sobre este mismo tema, hay una película mucho más esperanzadora, en la que un padre intenta proteger a un niño de saber la terrible realidad en la que vive y se empeña en que para él, incluso en el terrible campo de concentración, la vida sea bella. Es decir, es la historia de un padre que no deja que le roben la infancia a su hijo.

Esta película conmovedora tiene uno uno de los finales más agridulces que se puedan encontrar: Su título es  La vida es bella, su director Roberto Benigni y fue premiada con el Oscar a la mejor película extranjera



Otro libro que nos narra una infancia durísima con toda su crudeza es Las cenizas de Ángela, libro de memorias escrito por el autor estadounidense de origen irlandés Frank McCourt que ganó el premio Pulitzer (el premio literario más importante en Estados Unidos) en 1965 y que fue adaptado al cine en 1999. En él, el autor recuerda su propia infancia en Brooklyn, llena de miseria,  y el regreso con sus padres y hermanos a Irlanda, donde encontrarán unas durísimas condiciones de vida marcadas también por la miseria, la suciedad, la pobreza más extrema, y la enfermedad, viviendoprácticamente de la caridad, sobre todo a causa del alcoholismo del padre. Aunque la obra nos deja un final esperanzado...


Tanguy (subtitulada como "Historia de un niño de hoy") es el libro del escritor hispanofrancés Michel del Castillo en el que cuenta su propia experiencia durante la Guerra Civil española y la 2ª Guerra Mundial: hijo de una activista republicana española y un despótico padre francés, desde muy pequeño Tanguy se ve, por un terrible azar, separado de su madre (más preocupada por la lucha política que por él) y de su padre (que tiene una nueva familia y desprecia a la clase trabajadora que la madre defiende), y abandonado a sus suerte, que le llevará por lugares tremendos (un colegio de monjes en Andalucía o un campo de concentración en Francia) pero también le proporcionará experiencias positivas, como su estancia en un colegio jesuita donde le enseñan el valor de la educaicón y la dignidad humana, o su amistad con Gunter, su compañero alemán del campo de concentración, y entre ambas se forjará la actitud ante el mundo que el protagonista tiene al final. Siempre que lo he puesto como lectura, ha encantado a los alumnos (incluso a los menos aficionados a la lectura), así que os lo recomiendo muy vivamente.

Y más próxima en el tiempo aunque algo más alejada en el espacio es la realidad que nos cuenta Ciudad de Dios, libro de Paolo Lins, adaptado al cine en una película brasileña ovacionada en el festival de Cannes y premiada con cuatro oscar en el año 2003. Nos habla de las favelas brasileñas, donde los niños crecen rodeados de una violencia brutal a la que están condenados de por vida... La frase que identificó a la película fue: "Lucha y nunca sobrevivirás... Corre y nunca escaparás...". Muchos de los actores, fueron residentes de favelas  Tráfico de cocaína, sobornos policiales y sobre todo, asesinatos y violencia a la que los niños parecen condenados como vícitimas o como ejecutores. Terrible.



También protagonizada por niños reales salidos de la miseria está Slumdog Milionaire, película de Danny Boyle que cuenta la historia de un joven indio salido de las chabolas de Bombay que gana el famoso concurso  ¿Quieres ser millonario?, provocando desconfianza (¿cómo un chico que ni siquiera ha ido a la escuela podìa saber preguntas que fallan licenciados universitarios?) y mediante la explicación a cómo sabía la respuesta a las cincuentas preguntas conocemos su terrible historia, marcada por la miseria, la violencia, las mafias, la muerte... pero abierta a la esperanza. Preciosa.


Pero no tenemos que irnos tan lejos ni en el espacio ni en el tiempo para descubrir infancias robadas por otras durísimas realidades Así, por ejemplo, Camino cuenta la historia de otra infancia terrible, pero en este caso debido no a la pobreza, la miseria o la más extrema lucha por la supervivencia, sino al fanatismo religioso de una madre implacable e incomovible, ni siquiera por la terrible enfermedad que sufre su hija. 



o El Bola, película que trata el tema del maltrato infantil con toda su complejidad y que es imposible ver sin un nudo en la garganta:


Y sobre este mismo asunto hizo hace ya años una canción la cantautora Suzanne Vega: "My name is Luka


La letra trauducida, aquí. En inglés y en español, y así practicáis ambas cosas ;)

Y en nada, leeremos y comentaremos con calma el maravilloso poema de Miguel Hernández, El niño yuntero, que denuncia con toda la fuerza que solo un genio como él podía hacer lo injusto del trabajo infantil...

Pero donde todavía encontramos casi todos los días historias de infancias robadas es, por desgracia, en las páginas de los periódicos o en las noticias de los  telediarios. Aunque allí no tienen la fuerza y la viveza que la literatura o el cine pueden darle... Y es que en casos como este, incluso en la ficción late con fuerza la verdad.

Si queréis contar alguna de estas noticias que se pueden encontrar en los medios de comunicación y nos hablan de infancias robadas, o dar cualquier dato, opinión, aportación o reflexión sobre este tema, ya sabéis que tenéis un rincón de comentarios esperándoos ansiosamente (y con nota)...

6 comentarios:

dani dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Belén Izquierdo 4ºD dijo...

La verdad que el tema de “infancia robada”, es interesante y del que se pueden sacar numerosas reflexiones, opiniones, conclusiones y demás.
Para mi suerte, yo ni mucho menos considero que mi infancia haya sido robada o poco aprovechada. La he vivido hasta el último momento y esa niña que hasta hace dos días pasaba las horas y horas jugando a cualquier cosa, estoy segura de que sigue viviendo dentro de mí y que nunca se olvidara.
Yo pienso que soy muy afortunada en poder decir esto, pero si lo pensamos, muchos otros niños, nunca han vivido una infancia en condiciones.
Todos aquellos que tuvieron una vida como la de Khalil han sido maduros mucho antes que cualquier persona de occidente. Yo considero que eso no es bueno. Los niños ya sean de un país, de una manera, … todos deben tener su infancia, el recordar momentos felices jugando y disfrutando sin entender lo que el futuro les depare.
Se perfectamente que aún en el siglo XXI existen niños que desde los 4 años o antes, trabajan y son explotados sin ni siquiera los recursos básicos para vivir.
Probablemente mucha gente se planteará la pregunta de porque tantos niños tienen que vivir en esas condiciones, al borde de la muerte, y sin el placer de pasar una tarde haciendo lo que deben: jugar; mientras otros pasan las horas aburridas y quejándose de todo lo que tienen.
No es justo que esta sociedad siga así, que niños inocentes paguen deudas sociales o sean esclavos. No es justo.
Como has dicho, doy gracias que hay gente que pone en escrito este hecho de las infancias robadas. Pero si de esto no se dan cuenta los que de verdad pueden actuar, de poco sirve.
De este tema, queda mucho por hablar y por saber, pero muchas veces es arriesgado poner en papel la verdad pura y dura.
Para mí, a parte del libro de “La piel de la Memoria” que sin duda es el que mejor refleja todo esto, una película que no habla de una infancia robada, si no de la falta de oportunidades por ser de un sexo u otro es “Billi Elliot”. En ella cuenta la historia de un niño que su mayor deseo es hacer ballet, pero por culpa de la sociedad y los valores que esta nos da, se le es difícil el conseguir sus sueños, teniendo como principal impedimento a su padre.
Mi opinión poca gente la tomará enserio, pero por muy pequeña que sea, creo que soy perfectamente consciente de lo que hablo y de lo que apoyo y espero que la sociedad progrese y cambie a mejor porque no es justo, repito, que se les robe la infancia a los niños.

Teresa Losada dijo...

Maravillosa reflexión, Belén, y excelente el aporte sobre Billy Elliot, porque es cierto que no hace falta ir a extremos de pobreza y miseria para ver cómo una infancia puede verse truncada por los convencionalismos y prejuicios sociales. Mil gracias, de verdad.

Luis Miguel García dijo...

EL NIÑO DEL PIJAMA DE RAYAS
RESUMEN
Es una historia contada dentro del contexto de la segunda guerra mundial y capta la parte donde los alemanes construyen campos de concentración para exterminar a la raza judía. Es una historia basada en hechos reales.
Esta historia narra la vida de un niño irlandés que fue recluido, junto con su padre en el campo de concentración de Auschwitz.
Shmuel, un niño judío fue llevado junto con su padre al campo de concentración de Auschwitz. Paralelamente, una residencia de oficiales alemanes se instala próxima al campo de concentración. En ella viven los oficiales con sus respectivas familias.
Una de estas familias, en la que el padre es un alto mando al cargo del campo de concentración tiene un hijo de la misma edad de Shmuel.
Shmuel vivía con su padre en Auschwitz junto con otros muchos judíos en las más penosas condiciones de vida. Su padre intentaba que no perdiera toda su inocencia en aquel sitio cruel, donde tanta amargura reinaba en el ambiente.
Cada día shmuel salía a jugar por las inmediaciones del campo y llegaba hasta las verjas que los mantenían encerrados, y se preguntaba que habría más allá.
Muy diferente era la vida de Bruno, el hijo del oficial alemán, en su casa no faltaba nada, ni para comer y vestir ni tampoco cariño, era un niño feliz.
Un día Bruno decidió salir a explorar las inmediaciones de su casa, y andando y correteando llegó hasta el campo de concentración.
Su grata sorpresa fue encontrar a un niño de su misma edad del que se hizo muy amigo.


Shmuel le contaba como era su vida allí dentro y porque iba así vestido, Bruno no entendía muy bien como podía ser la vida allí ya que no tenía idea de lo que en realidad era, creía que estaban trabajando.
Un día shmuel noto la falta de su padre lo que le entristeció mucho y transmitió sus sentimientos a su amigo el cual le pidió que le dejara entrar para ayudarle a buscar a su padre, rompieron la malla para poder pasar y shmuel le consiguió un uniforme como el suyo, un pijama de rayas, para que no llamara la atención de los oficiales vigilantes.
Ese día el padre de Bruno ordeno la ejecución de cientos de judíos, sin saber la amargura que esto iba a suponer para él y su familia.
Un pelotón de judíos donde se encontraba Shmuel, fue conducido hacia un almacén donde gases tóxicos acabarían con la vida de todos ellos, incluido Bruno.
Cuando la madre de Bruno nota la ausencia de su hijo lo comunica a su marido y comenzó una búsqueda desesperada que finalizó en la valla rota del campo de concentración, ya que al ver allí la ropa de su hijo comprendió que éste estaba junto a los gaseados.
AUTOR
John Boyne escribió este libro además de cuatro novelas. Es un autor irlandés nacido en Dublín y “El Niño del Pijama de Rayas” supuso la consolidación de su éxito, la cual fue llevada al cine.
OPINIÓN
Pienso que es un libro con un tema muy interesante y muy bien redactado ya que al leerlo te hace sentir emoción, tristeza, pena…
La forma de transmitir el mensaje te transporta a la cruda realidad que estaban viviendo allí, haciéndote vivir lo que ellos estaban viviendo.

Realizado por Luis Miguel García 4ºA

Teresa Losada dijo...

¡¡Estupendo, Luis!! Mil gracias.

Ramon de Infancias Robadas dijo...

Supongo que es un muy buen escrito, que por desgracia o he podido leer.
Estoy en una pequeña asociación que se denomina, casualmente, infancias robadas y nos dedicamos precisamente a intentar paliar por nuestros modestos medios cosas pristemente muy parecidas a las situaciones que se comentas con algunas agravantes como son que a veces el origen del maltrato suele producirse por las personas que estando en aparente función de proteger a esas pequeñas personitas se dedican a un descarado posible mercadeo con una continua ignorancia de los minimos derechos humanos donde solo se mira el brutal beneficio económico.
Por lo que animo que se realicen mas posicionamiento positivo y que se critique el maltrato, especialmente cuando vengan de personas que están protegidas por la propia administración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...