Historias románticas (III): historia y aventuras



El rechazo romántico por la realidad en que vivían les llevó a buscar evasión y refugio en otras épocas (de ahí el surgimiento de la novela histórica) y en aventuras extraordinarias y emocionantes que sucedían en lugares lejanos (de ahí el gusto por la novela de aventuras), géneros que heredamos y seguimos disfrutando desde entonces.


El padre de la novela histórica romántica, por escribir una de las primeras y más reconocidas, fue sir Walter Scott, que ya en 1820 escribió Ivanhoe, ambientada en la Inglaterra del siglo XII, la época de las Cruzadas,  protagonizada por un joven caballero, Willfredo de Ivanhoe, y en la que aparecen personajes históricos como los  monarcas Ricardo Corazón de León y su hermano Juan Sin Tierra

Como otras historias surgidas del Romanticismo, esta también se ha adaptado abundantemente a la pantalla. Aquí la tenéis en forma de dibujos animados:



En 1952 se adaptó al cine en una exitosa película dirigida por Richard Thorpe y protagonizada por Robert Taylor y Joan Fontaine:



Y poco después se hizo una serie de TV protagonizada por uno de los James Bond más famosos, Roger Moore:



En Francia, el gran maestro de la novela histórica y de aventuras será Alejandro Dumas padre, prolífico y escritor del que destacaremos solo algunos títulos que forman ya parte esencial de nuestra cultura e iconografía.

Archiconocida y archiadaptada es la trilogía en torno a Los tres mosqueteros, que narra la historia de un joven gascón ("pueblerino" de la época) que se va a París para ser mosquetero, es decir, soldado de la guardia real, periplo en el que conocerá a tres inseparables amigos, Atos, Porthos y Aramis que se mueven por el lema"Todos para uno y uno para todos". Juntos servirán al rey Luis XIII protegiendo el honor de su esposa, Ana de Austria, frente a las conspiraciones del malvado y poderoso Cardenal Richelieu y sus agentes Milady de Winter y el conde de Rochefort. 

Historia maravillosa e inolvidable que podéis disfrutar también en numerosísimas adaptaciones a la patalla. Por ejemplo:

La adaptación de 1993:




 La del 2011 que podéis ver entera aquí:



Maravillosa y con un toque de humor fue la adaptación que hizo Richar Lester en 1973:



La adaptación animada de los años 80 para el público infantil, con los personajes en forma canina, marcó a toda una generación de niños... entre los que me incluyo. Se titulaba Dartacán y los tres mosqueperros:



Otra de las novelas más conocidas y reconocidas de Alejandro Dumas fue El conde de Montecristo (hay quien la considera su mejor trabajo): la historia de una venganza, al parecer inspirada en un suceso real. 

Edmundo Dantés está a punto de convertirse en capitán y casarse con la bella Mercedes, pero es víctima de una conspiración con la que varios de los que él considera sus amigos le traicionan, haciendo que sea acusado de ser un agente que actuaba de mensajero en una trama para lograr la vuelga de Napoleón Bonaparte (por entonces ya exiliado). Como consecuencia, Edmundo es llevado a una terrible prisión situada en la isla de If, de la que nadie ha logrado escapar jamás. En la prisión conocerá al abate Faria, que se convertirá en un maestro para él,  revelándole la existencia de un fastuoso tesoro en la isla de Montecristo. Cuando Faria muere, envuelven su cuerpo en mantas para arrojarlo al mar, pero Dantés se coloca en lugar del cadáver, y haciéndose pasar por náufrago, será rescatado, conseguirá el tesoro de Montecristo y, convertido en hombre poderoso, ejecutará su venganza contra los que conspiraron para encarcelarle injustamente.

Aquí tenéis una reseña televisiva de la obra:



También tenemos muchas adaptaciones de esta apasionante novela:

Esta, de 1941:



Otra, de 1954:



Otra, de 1975:



Y siguen, prácticamente hasta la actualidad. Este es el tráiler de una adaptación de 1998:

(

Y aquí, de otra de 2002:



El hombre de la máscara de hierro es un ejemplo precursor de los spin-off: en principio no era novela independiente, sino que formaba parte de una de las tres que componían la trilogía de Los tres mosqueteros, pero terminó publicándose aparte. En ella, recogía Alejandro Dumas una leyenda de que en la época de Luis XIV (siglos XVI-XVII), había un misterioso preso en La Bastilla de identidad desconocida y cuyo rostro se cubría con una máscara. Dumas recoge la hipótesis de que ese preso era en realidad un gemelo del rey que podría disputarle su derecho al trono.

 También podéis ver la versión cinematográfica de 1998, protagonizada por un jovencísimo Leonardo Di Caprio:



Aparte de estos, Dumas escribió títulos también muy conocidos como El tulipán negro o La reina Margot.

Y terminamos esta entrega con otra gran novela de aventuras, clásico entre los clásicos de la literatura juvenil, y que se ocupa de otro de los grandes personajes románticos: los piratas. Se trata de La isla del tesoro, escrita ya en la segunda mitad del XIX por el escritor postromántico británico Robert Louis Stevenson (del que ya hemos hablado como autor de El extraño caso del doctor Jeckyll y Mr. Hyde), que unía a la narración de aventuras en mares lejanos, una crítica reflexiva sobre el dinero y la ambición. Y todo lo que asociamos a la imagen del pirata (la pata de palo, el loro, los mapas sobre tesoros escondidos, las islas caribeñas, los garfios, los parches) se lo debemos a Stevenson y esta novela. Una novela entretenida y muy sencilla de leer, protagonizada por un joven  que se verá marcado por estas aventuras en este mundo de marinos, piratas y tesoros, cuya lectura os recomiendo vivamente.

Pero bueno, también la podéis ver en pantalla, por supuesto, porque ha sido adaptada infinidad de veces, además de cómic, a películas, series de televisión, dibujos animados e incluso vídeojuegos.

Una de las adaptaciones más tempranas fue la dirigida en 1934 por Víctor Fleming:




Esta es una versión de 1972, a cargo de Orson Welles:



Y os dejo también  un par de versiones animadas:


 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...