El texto argumentativo o argumentación




El texto argumentativo es aquel  que pretende persuadir al receptor, es decir, convencerle de una opinión (afirmación de la cual también se podría defender la contraria).  Frente al texto expositivo, se caracteriza, por tanto, por su subjetividad.



En el texto argumentativo diferenciamos dos grandes elementos:
  • La tesis: la opinión que se defiende (por ejemplo,  contraria a la pena de muerte)
  • Argumentos: las razones que se dan para apoyar y defender esa opinión.

TIPOS DE ARGUMENTOS

Existen muchos tipos de argumentos que incluso aparecen recogidos, clasificados y ejemplificados en manuales de retórica y argumentación. Entre los más frecuentes y efectivos podemos señalar:

Argumentos basados en la deducción lógica o el razonamiento: argumentos que se basan en la relación entre ideas; por ejemplo Si A es B, y C es A, luego C es B
Matar es malo; aplicar la pena de muerte es matar; luego aplicar la pena de muerte es malo
Argumentos de autoridad: utilizar las ideas o palabras de un personaje famoso, prestigioso, conocido o especialista en el tema sobre el que argumentamos
La pena de muerte responde a la Ley del Talión, el ojo por ojo y diente por diente, y como dijo Albert Camus: "se trata de un sentimiento, particularmente violento, no de un principio. El Talión pertenece al orden de la naturaleza y del instinto (...) Si el crimen pertenece a la naturaleza humana, la ley no pretende imitar o reproducir tal naturaleza. Está hecha para corregirla.
Refranes, máximas, proverbios.
“Ojo por ojo y el mundo acabará ciego”. (Gandhi)
Argumentos basados en las consecuencias positivas o negativas de un hecho:
Con la pena de muerte se corre el riesgo de ajusticiar a inocentes y esto sería irreversible e irreparable.
Ejemplos y datos concretos. Aquí pueden incluirse también conclusiones a partir de experimentos y “estudios”, o anécdotas y sucesos reales.
En países que como Estados Unidos utilizan la pena de muerte, el índice de homicidios no es menor, sino  incluso mayor que en países donde no hay pena de muerte.
Argumentos basados en la emotividad: convencer provocando sentimientos positivos o negativos en el receptor.
Describir el horror y carácter macabro de las ejecuciones.
Argumentos basados en la analogía: utilizar el  parecido  o semejanza entre dos hechos.
Del mismo modo que una enfermedad no se soluciona con un golpe, los asesinatos no se reparan ni se solucionan con una muerte.
Refutar posibles argumentos contrarios:
Ante aquellos que piden la pena de muerte porque actualmente con las ventajas penitenciarias no se cumplen íntegras las penas y hay asesinos que salen de prisión mucho antes de cumplir su condena, cabe decir que esto no justifica la pena de muerte, sino simplemente eliminar esas ventajas carcelarias.
Argumentos basados en la primera persona: contar en primera persona algo que uno ha vivido o presenciado para dar más veracidad a los argumentos.
Yo, que conozco a algunos trabajadores de cárceles de Estados Unidos, he escuchado de sus labios el horror que se vive en los corredores de  la muerte.
ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS ARGUMENTATIVOS 

Al igual que en los textos expositivos, los argumentativos también pueden presentar dos tipos de estructura u organización de ideas:
  • Deductiva (de lo general a lo particular): se introduce la tesis y luego se repasan los argumentos concretos que la apoyan. 
  • Inductiva (de lo particular a lo general): primero se enumeran los argumentos y finalmente se presenta la tesis a modo de conclusión final.

Generalmente, en los textos argumentativos  se diferencian tres grandes partes:
  1. Introducción: presentación de la tesis (si es deductiva) o un argumento concreto que introduce el tema (si es inductiva).
  2. Desarrollo: se presentan de forma ordenada y coherente los argumentos que apoyan la tesis, y se refutan los posibles argumentos contrarios.
  3. Conclusión: se destaca lo más importante o se refuerza la tesis para intentar convencer al receptor.

Además, según su estructura,  tenemos que diferenciar entre:
  • Textos argumentativos monologados: una única voz defiende argumentos a favor o en contra de una tesis.
  • Textos argumentativos dialogados: dos o más interlocutores intercambian argumentos a favor o en contra de una tesis, o responden a los argumentos del otro en lo que se llama “contraargumentación”. Es lo que sucede en los debates.

CARACTERÍSTICAS LINGÜÍSTICAS

El texto argumentativo es un texto subjetivo, que defiende una opinión personal  con el propósito de convencer, persuadir al receptor,  lo que supone a veces modificar su opinión. Por eso, son frecuentes palabras valorativas (adjetivos y adverbios valorativos), incluso emotivas,  y el uso de la primera persona, exclamaciones o interrogaciones.

 También son frecuentes todos los recursos retóricos que hagan más expresiva, convincente, llamativa y, si es necesario, emotiva la argumentación (metáforas, comparaciones, metonimias, paralelismos, etc.)

Es muy importante una adecuada división en párrafos y el uso de nexos y conectores que enlacen los argumentos entre sí y estos con la tesis.

TIPOS DE TEXTOS ARGUMENTATIVOS 

Ya mencionamos que por su estructura existen dos grandes tipos de textos monologados o dialogados. Dentro de estos últimos se incluyen los debates y coloquios.

Las argumentaciones son importantísimas en nuestra sociedad, y forman parte de diferentes ámbitos:
  • Académico y científico  (estudios y tesis universitarias, argumentaciones científicas y médicas que forman parte de estudios en estos ámbitos).
  • Jurídico (alegaciones de abogados, recursos, instancias),  
  • Político (los mítines, debates televisivos, debates parlamentarios), 
  • Literario (los ensayos, que abordan diferentes temas –sociológicos, científicos, psicológicos, literarios, artísticos- con una pretensión literaria) 
  • Medios de comunicación (textos periodísticos de opinión, publicidad). 
  • Pero también está presente, aunque con menos rigor y planificación, en la vida cotidiana: intentamos convencer constantemente a los demás de grandes y pequeñas cosas. 

El tipo de lenguaje empleado cambia, siendo más rígido, culto y lleno de tecnicismos en los ámbitos académico, científico y jurídico, y más coloquial, desenfadado y emotivo (según la situación) en la vida cotidiana. 

En los ámbitos académico, científico, jurídico, político y literario lo más frecuentes son los textos expositivos-argumentativos, que combinan la defensa de la propia opinión con la exposición de ideas y datos objetivos, mezclando, pues, objetividad y subjetividad (es lo habitual, por ejemplo, en los ensayos y estudios científicos).

En los medios de comunicación, los textos argumentativos son especialmente frecuentes  e importantes y su lenguaje y estructura se adapta al perfil de los destinatarios. Destacan los textos periodísticos de opinión y la publicidad.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...