Las "Leyendas" de Bécquer: puro Romanticismo


La leyenda era un género muy del gusto de los escritores románticos de la primera mitad del XIX, tanto en Europa como en Estados Unidos (Washington Irving, por ejemplo) porque el género, surgido de la literatura popular y transmitido oralmente durante siglos, recoge muchas de las características del Romanticismo: el gusto por lo fantástico, lo misterioso, lo extraordinario, lo irracional (así suelen ser sus argumentos, que en la literatura popular añaden a una base histórica mucho de imaginación); el nacionalismo (forman parte del folklore o cultura popular de muchas regiones y pueblos concretos) y el historicismo (casi todas tienen su origen en un pasado más o menos lejano y más o menos mitificado). Algunos escritores románticos  las habían cultivado en prosa; otros, las habían escrito en verso. 


Bécquer escribe las suyas en la segunda mitad del XIX, imitando el estilo de las narraciones populares que han circulado oralmente durante siglos. De hecho, algunas aparecen como recogidas en lugares como Sevilla, Soria o Toledo. Fueron publicadas por separado en algunos periódicos de la época como El Contemporáneo, y como las Rimas, no se recopilaron para ser publicadas en forma de libro hasta después de la muerte del poeta.

Son 28 narraciones breves que recogen algún suceso extraordinario, misterioso y, frecuentemente, sobrenatural o inexplicable.

En las Leyendas encontramos muchos temas, ambientaciones, motivos y rasgos típicamente románticos:

  • Nacionalismo: argumentos tomados de la cultura popular de determinados lugares. 
  • Historicismo: muchas están ambientadas en épocas pasadas (aunque los sentimientos y formas de actuar de los personajes son propios del XIX, para acercarlas a los lectores). 
  • Exotismo: en algunas aparecen ambientes y elementos tomados de culturas lejanas. 
  • En algunas, aparecen personajes que transgreden una norma o tabú y son castigados por ello. 
  • También es frecuente el amor que rompe o transgrede alguna norma, y el castigo consecuente (locura, muerte o desengaño )
  • En varias, aparece una mujer de belleza diabólica que lleva a la perdición al héroe. 
  • En otras, hay personajes que son artistas (reflejo del propio autor y de la idea que los románticos tienen del artista): soñadores, amantes de la soledad, entregados al arte, perseguidores de un ideal, dan más importancia a lo espiritual que a lo material, desprecian la vulgaridad de la vida cotidiana. Aparece también la lucha del artista por expresar su mundo interior o lograr la perfección de su arte. 
  • A menudo encontramos la búsqueda de un ideal, como la belleza o el amor absolutos (inalcanzables para el hombre, solo existen en la imaginación), búsqueda que implica un peligro que lleva a la locura o la muerte 
  • Abundan los elementos sobrenaturales (imaginación, fantasía, rechazo de la razón). Este mundo sobrenatural influye en el real, se comunica con él o cambia el destino de los personajes. 
  • Suelen ambientarse en la Edad Media (época oscura y supersticiosa) y en la noche (oscuridad, misterio, sueño, imaginación). 
  • Intenta vencer el escepticismo de los lectores mediante el terror, el miedo. Así, aparecen muchos  elementos tétricos y lúgubres. 
  • En casi todas tienen mucha Importancia de las emociones, los sentimientos (los de los personajes y los que provoca en el lector). 
  • También se perciben rasgos románticos como el individualismo (personajes al margen de la sociedad, solitarios) y el subjetivismo (el relato recoge visión de la realidad que tienen los personajes) 
En las Leyendas se emplea a veces  una lengua y un estilo cercanos a los de la poesía (para transmitir emociones o sentimientos, o lograr una determinada atmósfera o ambientación). Son muy importantes el uso de la adjetivación y recursos como metáforas, comparaciones, exclamaciones, interrogaciones retóricas, paralelismos, anáfora, etc. 




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...