El arte de pintar con palabras: la descripción


La descripción es un tipo de texto que pretende que el receptor sepa cómo es algo sin necesidad de verlo. Se puede describir, por tanto, cualquier cosa: lugares, personas, animales, objetos, e incluso ideas o sentimientos.

Existen varios tipos de descripción

Para empezar, según la actitud e intención del que describe, diferenciamos:

  • Descripción objetiva (también llamada científica o técnica): se describe sin dar opiniones,  valoraciones o impresiones personales, recogiendo únicamente las caracteristicas objetivas, comprobablesSe busca la claridad, la concreción y la precisión, y es la que aparece en textos científicos, apuntes de clase, diccionarios y enciclopedias, o manuales de instrucciones Por ejemplo:
En la casa vivía una gata de tamaño mediano. Tenía el pelo a manchas, con un fondo blanco y grandes áreas atigradas en tonos grises. En su rostro afilado aparecían dos grandes ojos verde claro, y su nariz, su boca y el reverso de sus patas y orejas eran de un tono rosado. Aquella gata no mostraba especial cariño por ningún otro habitante de la casa.
  • La descripción subjetiva (también dentro de la cual incluimos la descripción literaria) es aquella en la que junto a los rasgos objetivos del elemento descrito se incluyen valoraciones, opiniones o sentimientos personales del que describe. No se busca tanto la concreción, sino porducir una determinada impresión en el receptor. En la literaria, además, se persigue una finalidad estética o artística: se busca la belleza y/o la expresividad, y por ello se utiliza un lenguaje literario 
Con nosotros vivía la pequeña Julieta, una preciosa gatita de aspecto dulce y aniñado. Tenía el pelo a manchas: en algunas zonas blanco, blaquísimo y suave como el algodón; en otras a rayas, como si le hubiera robado trocitos de piel a un tigre color ceniza. Su mirada, verde clara, era penetrante y aristocrática, y a pesar de la dulzura de su aspecto, más dulce todavía por el rosa pálido de su boca, su naricilla, las almohadillas de sus patas, y de sus delicados movimientos, mostraba siempre un carácter arisco que nos hacía mimarla todavia más para ver si conseguíamos alguna migaja del cariño que pudiera albergar tras la frialdad verde de sus ojos.

Según la forma de describir diferenciamos
  • Descripción estática: recoge los rasgos de algo tal y como es en un momento determinado, o bien sólo sus rasgos esenciales que permanecen estables se inalterables 
Nuestra clase es amplia y luminosa, con muchos espacios vacíos entre los muebles que contiene. Tiene tres grandes ventanales por los que entra luz abuntande, y las paredes están pintadas en un agradable tono verde claro. Dese la puerta, al fondo a la derecha, puede verse la mesa del profesor, con su ordenador enima y la pantalla del proyector detrás. Frente a ella, poco más de veinte pupitres verde oscuros se agrupan en tres filas de a dos. Tras ellos, un pequeño y destartalado armario gris completa el grueso del mobiliario.

  • Descripción dinámica: es aquella en la que entra en juego el movimiento y el cambio, bien porque se describe cómo cambia una realidad con el tiempo, bien porque quien describe se desplaza y va "pintando" lo que se encuentra en su recorrido. 

Avanzaron por el corredor, y a cada paso un estorbo. Bien era un brasero que se estaba encendiendo, con el tubo de hierro sobre las brasas para hacer tiro; bien el montón de zaleas o de ruedos, ya una banasta de ropa; ya un cántaro de agua. De todas las puertas abiertas y de las ventanillas salían voces o de disputa, o de algazara festiva. Veían las cocinas con los pucheros armados sobre las ascuas, las artesas de lavar junto a la puerta, y allá en el testero de las breves estancias la indispensable cómoda con su hule, el velón con pantalla verde y en la pared una especie de altarucho formado por diferentes estampas, alguna lámina al cromo de prospectos o periódicos satíricos, y muchas fotografías. Pasaban por un domicilio que era taller de zapatería, y los golpazos que los zapateros daban a la suela, unidos a sus cantorrios, hacían una algazara de mil demonios. Más allá sonaba el convulsivo tiquitique de una máquina de coser, y acudían a las ventanas bustos y caras de mujeres curiosas. Por aquí se veía un enfermo tendido en un camastro, más allá un matrimonio que disputaba a gritos. 


En las descripcíones son muy importantes todas aquellas palabras y expresiones que sirven para reflejar las características de algo: 
  • Sustantivos y adjetivos
  • Abundan los verbos copulativos o atributivos (ser, estar, parecer, resultar).
  • Los tiempos verbales más utilizados son el Imperfecto y el Presente de Indicativo
  • Sobre todo en descripciones subjetivas y literarias, son  también frecuentes metáforas y comparaciones, que sirven para destacar, subrayar o enfatizar determinados rasgos.
  • Otros recursos frecuentes son las enumeraciones, paralelismos y anáforas.

Aunque como dijimos, el objeto de la descripción  puede ser prácticamente cualquier cosa, las más frecuentes e importantes son las descripciones de lugares, objetos, animales y personas. Dentro de esta última,  hay que diferenciar varios conceptos:

  • Prosopografía: descripción física, que atiende a los rasgos perceptibles por los sentidos (estatura, complexión, pelo, rostro, forma de vestir, voz y forma de hablar, gestos, etc.)
  • Etopeya: descripción psicológica o moral, que atiende a la forma de ser, la personalidad, el comportamiento, las costumbres, gustos, aficiones, etc. de una persona.
  • Retrato: descripción de una persona en la que se incluye tanto una prosopografía (descripción física) como una etopeya (descripción psicológica o moral)

Para hacer buenas descripciones es necesario tener en cuenta algunas cosas:
  • En primer lugar, por supuesto, hay que ser observadores: fijarse con cuidado para poder percibir y reflejar los rasgos de aquello que queremos describir, Por tanto, nunca te lances a escribir demasiado rápido: observa, a ser posible tomando notas, y si no tienes delante lo que vas a describir, toma notas recordando cómo es en la memoria.
  • En segundo lugar, hay que seleccionar los rasgos fundamentales, los más importantes, los que son imprescindibles para que el que lea nuestro texto se haga una idea fiel de aquello que le describimos.
  • Después, es necesario seguir un orden (muchas veces, condicionado por lo que describimos, porque no es lo mismo describir un paisaje, que un objeto o que una persona). Se puede ir de lo general a lo particular, de arriba a abajo, de dentro a afuera...
  • Por último, es importante cuidar el lenguaje:
    • Evitar repeticiones: que tu descripción no sea una sucesión de oraciones en las que se reptie el verbo 8es... es.... es... Tiene.... tiene... tiene). Busca fórmulas variadas y distintias de decir lo mismo.
    • Selecciona los sustantivos y adjetivos más precisos y, si tu descipción es subjetiva,los  más expresivos.
    • Puedes emplear metáforas, comparaciones y personificaciones que contribuyan a pintar con palabras el objeto descirto, y a hacer más expresiva y más viva esa pintura.
Por último, ten en cuenta que hay textos exclusivamente descriptivos, pero que a veces las descripciones forman parte de textos más amplios. Por ejemplo, es muy frecuente que en las narraciones se incluyan descripciones (más o menos amplias y más o menos detalladas), sobre todo de lugares y personajes.

Para saber algo más de los distintos tipos de descipciones puedes pinchar los siguientes enlaces que te llevarán a otras entradas de este blog:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...