Lucanores por un día


Vais a hacer algo similar a lo que hizo el infante Don Juan Manuel en "El Conde Lucanor": actualizar un cuento con moraleja e  insertarlo en una historia- "marco"  con una estructura similar a la utilizada por el noble castellano en el siglo XIV

. Es decir, que las partes de las que deberá constar vuestro relato serán:

  • Una introducción, en la que presentéis a un personaje que tiene un problema o se ve ante un dilema y le pide consejo a otro. Tenéis muuuchas posibilidades: puede ser un hijo a su padre/ madre, alguien a su hermano mayor u otra persona de confianza, un amigo a otro, etc. etc. Y el dilema o problema también puede ser el que vosotros queráis. El único requisito es que sea más o menos actual.
  • La respuesta de la persona consultada, que constará a su vez de dos partes:
    • Primero, el relato de una historia relacionada con el problema inicial. Puede ser una fábula o apólogo de los de  "toda la vida", algún relato que conozcáis por el motivo que sea o, por supuesto, una historia inventada por vosotr@s (esta sería la opción de más mérito, claro está). Aunque la  historia sea conocida, no plagiéis, es decir: no copiéis. Recreadla, escribidla con vuestras propias palabras, atreveos también a añadir o modificar detalles y si utilizáis un cuento tradicional, intentad "actualizarlo" en la medida de lo posible,  es decir, tratad de situarlo en la actualidad.
    • Segunda, la explicación de la moraleja o enseñanza que se extrae de la historia y su relación con el problema inicial planteado.
  • Una conclusión, en la que contéis si la persona hizo caso del consejo, y qué tal le fue. Podéis también nombraros a vosotros mismos en 3ª persona y resumir la moraleja en un pareado final...
Os recuerdo que tenéis a mano varios ejemplos de El Conde Lucanor para tener claro el procedimiento y algunos textos realizados por compañeros de otros años.

2 comentarios:

Luis Miguel García dijo...

SUSPENSOS Y MENTIRAS

Era se una vez un joven llamado Luis. A Luis le habían dicho que tenía la asignatura de inglés suspensa desde hace dos semanas. Este tenía miedo de contárselo a su madre, así que Luis decidió pedirle consejo a su hermano mayor Juan.
Juan, que era inteligente y tenía experiencia en comunicar notas a sus padres, le dijo que no había sido muy buena idea no decirle la mala noticia a su madre cuando se enteró de su suspenso, pero como ya no había vuelta a tras, Juan dijo que lo mejor era decírselo inmediatamente, pero que lo hiciera cuando estuviera de muy buen humor, para evitar demasiadas represarías, que por otro lado era lo que Luis se merecía.
Luis le hizo caso. Entonces Luis cuando vio a su madre de muy buen humor, este le dijo a su madre: “mama he suspendido inglés”. Entonces su madre se quedó paralizada y entonces le empezó a cambiar la cara. Luis estaba atemorizado, en unos instantes se escucharon estas rotundas palabras: “sin salir hasta navidades”.
La moraleja es que no debes mentir nunca, ya que es como echarte piedras a tu propio tejado.

Luis Miguel García 3E

Teresa L dijo...

¡Gracias, Luis! La mentira nunca es cosa de valientes. Y sólo los valientes avanzan ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...