La prosa del siglo XIII: Alfonso X El Sabio


La prosa medieval en lengua romance tuvo un cultivo más tardío que el verso por dos motivos fundamentales:
  1. La oralidad de gran parte de la literatura medieval, que hacía que las obras tuvieran que conservarse en la memoria: es mucho más fácil recordar el verso que la prosa. De ahí la preferencia porque las narraciones populares fueran en verso.
  2. El peso del latín como lengua de cultura: todavía había conciencia de que las lenguas romances eran un "latín mal hablado", adecuado para la vida cotidiana, pero no para una obra "seria" (de historia, de leyes o de ciencia...). Por eso este tipo de obras solían escribirse en latín, lengua que se consideraba más correcta y adecuada.
Así que tuvo que ser todo un rey el que se decidiera a utilizar la lengua de su reino para escribir prosa: Alfonso X, rey de Castilla y de León en los años centrales del siglo XIII, que por su importantísima labor cultural pasó a la historia con el sobrenombre de  "El Sabio".

 Decidido a impulsar la lengua de su reino como una forma de darle esplendor, pasó a hacer lo que antes se hacía en latín (leyes, obras de historia u obras científicas) en castellano, aprovechando para ello una institución creada el siglo anterior: la Escuela de Traductores de Toledo. Allí se reunían sabios de las tres culturas presentes en la Península (la cristiana, la hebrea y la musulmana), aportando sus textos esenciales para ser traducidos primero al latín, y ya con Alfonso X, al castellano.

En esta institución se tradujeron obras científicas o de filosofía, pero también colecciones de ejemplos (historias breves con una enseñanza o moraleja) de origen oriental que entran así en la Europa medieval,y servirán de fuente para muchas obras literarias (El libro de Buen Amor del Arcipreste de Hita o El Conde Lucanor de D. Juan Manuel, ambas del siglo XIV), y muchas de las cuales pasaron a formar parte de nuestra cultura tradicional (uno de los ejemplos más conocidos, el cuento de la lechera).

Esto fue lo que hizo importantísimo el papel de Alfonso en la historia de la lengua:
  • Fue el creador de la primera norma ortográfica del castellano: hasta ahora se escribía sólo en latín, y el castellano tenía algunos sonidos diferentes. Para representarlos, Alfonso X decidió no seguir un criterio fonológico (una letra para cada sonido), sino etimológico, intentando conservar en la medida de lo posible la escritura que la palabra tenía en latín, para darle prestigio a esa lengua romance que se veia escrita por primera vez. Y de ahí vienen todos nuestros "problemas" con la ortografía, porque esta norma se modificó sólo un par de veces posteriormente, por lo que es básicamente la que utilizamos en la actualidad.
  • Fue el creador de la prosa en castellano: hasta ahora sólo había obras literarias en verso (los Cantares de Gesta, los ejemplos en cuaderna vía del Mester de Clerecía, las canciones que se cantarían oralmente pero no conservamos...).
De la mano de Alfonso X y sus colaboradores (aunque él supervisaba y redactaba la versión definitiva) surgieron tres grandes tipos de obras:
  1. Legales: leyes del reino redactadas en castellano. Las más conocidas son las Siete partidas, donde se regulan aspectos como la enseñanza o los espectáculos públicos.
  2. Históricas: obras de historia, aunque el concepto acerca de lo que es "histórico" en la Edad Media no era tan científico y riguroso como en la actualidad. Así, en la General Historia (en la que pretendía relatar la historia universal, del mundo) toma como históricos el Génesis y otros pasajes del Antiguo Testamento, y en la Crónica General (su historia de España) encontramos pasajes tomados de Cantares de Gesta (que ya vimos que añadían mucha ficción a los hechos históricos en los que se basaban).
  3. Científicas y lúdicas: libros de astronomía y sobre juegos de mesa que llegan ahora a Europa desde Oriente a través de los árabes: el ajedrez, las damas, los dados... Aquí tenéis una foto de uno de estos libros manuscritos, Libro del ajedrez, damas y tablas, como veís, delicadamente ilustrados:

 Además, Alfonso X fue poeta, y escribió un conjunto de poemas a la Virgen, conocidos como Cantigas de Santa María, pero en gallego-portugués, porque en esa zona y en esa lengua había surgido una corriente de poesía culta trovadoresca que en Castilla no existía, y por eso para la lírica escogió esa lengua que ya tenía tradición.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...