El Romancero Viejo


En la poesía del siglo XV distinguimos dos corrientes muy diferentes tanto por su forma  de transmisión, por el estamento al que se vinculan y por sus propias caracteristicas:

1.- La poesía popular, oral, anónima, tradicional, que se crea de viva voz y se conserva en la memoria (por tanto, con múltiples variantes) Aquí situamos dos grandes tipos:
  • La lírica tradiconal castellana: los villancicos, canciones populares de tema variado y caracterizados por un estribillo (de los que ya hablamos)
  • El Romancero Viejo. romances anónimos que circularon oralmente durante los siglos XV y XVI, aunque luego se recogieron por escrito.
2.- La lírica culta o cortesana: creada por escrito por y para los nobles, y recogida en grandes obras colectivas denomiandas Cancioneros (por eso se llama también lírica de cancionero).

Serán también los nobles de esta segunda corriente los que incluyan en sus Cancioneros algunos villancicos y romances (que luego circularían también en pliegos sueltos, y se vendían por ejemplo en mercadillos), que han podido así llegar hasta nosotros.

El romance es un tipo de poema caracterizado por la métrica, muy sencilla: una serie de versos octosílabos de número indeterminado que riman en asonante los pares mientras que los impares quedan sueltos. 

Esta forma métrica surge en la literatura popular oral del siglo XIV para contar historias (se narraba preferiblemente en verso, aparte de por el ritmo y la "gracia", porque es más fácil de recordar, ya que estamos hablando de literatura oral, que se conserva en la memoria), y se hizo muy popular durante los siglos  XV y XVI, en los que se recogieron en Cancioneros y Romanceros, pero ambién en pliegos sueltos. Estos son los romances que constituyen el "Romancero viejo": orales, anónimos y tradicionales, que no debemos confundir con el Romancero nuevo o artístico, formado por los romances que durante los siglos XVI y XVII crearon por escrito autores conocidos como Quevedo, Góngora o Lope de Vega.

ORIGEN
Sobre el origen del Romancero Viejo hay dos grandes teorías:

1.- La tesis tradicionalista, que dice que los romances derivan de los Cantares de Gesta, es decir, serían trocitos de Cantares de Gesta que habrían empezado a recitarse por separado, cuando ya los juglares estaban desapareciendo y aquellos largos poemas épicos apenas se interpretaban enteros. Los que defienden esta teoría se basan en tres argumentos:
  • La métrica (si convertimos el verso largo del Cantar de Gesta en dos versos, obtenemos un romance: el primer hemistiquio pasaría a ser el verso suelto; el segundo, el verso que rima en asonante), 
  • Los romances aparecen justo cuando desaparecen el Mester de Juglaría y los Cantares de Gesta (a lo largo del siglo XIV)
  • Hay muchos romances cuyo argumento coincide con los Cantares de Gesta (el Cid, los siete Infantes de Lara, Sancho II y el Cerco de Zamora...)
2.- La tesis individualista, que afirma que los romances surgen independientemente de los Cantares de Gesta. Su principal argumento es que muchos de ellos, especialmente los más antiguos, no tratan temas que tengan nada que ver con la épica.

CLASIFICACIÓN DE LOS ROMANCES

Los romances se clasifican según su tema:

1- Romances narrativos: son aquellos que pretenden ante todo contar una historia y en los que encontramos claramente todos los elementos de la narración: un argumento, unos personajes, un espacio, un tiempo y un narrador. Según su argumento, a su vez, se clasifican en:
  • Romances épicos: tratan historias tomadas de los Cantares de Gesta castellanos (el Cid, los Siete Infantes de Lara, Sancho II, Fernan González)  o de la épica europea (Roldán, Carlomagno, Doña Alda, el rey Arturo, Lanzarote...)
  • Romances históricos: se basan en hechos históricos. Un grupo muy importante son los romances fronterizos, que se basan en los últimos años de enfrentamiento entre musulmanes y cristianos en la frontera del reino de Granada, bien desde la óptica cristiana, bien desde la perspectiva árabe.
  • Romances novelescos: tratan asuntos inventados, no tomadso de otras obras ni de la historia.
2.- Romances líricos: aunque tienen un hilo argumental, en ellos, más que el contar una historia, se pretende sobre todo transimitir sentimientos (amor, desamor, soledad...)

Por eso los romances son un subgénero peculiar, a medio camino entre dos grandes géneros (narrativa y lírica): todos cuentan una historia, y todos, en mayor o menor medida, transmiten a partir de ella unos sentimeintos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ROMANCES (LENGUA Y ESTILO)
  • Sencillez, agilidad narrativa, 
  • Expresividad, emotividad. Son frecuentes las exclamaciones.
  • Simbolismo: muchos elementos de la historia tienen valor simbólico y representan determinadas situaciones, ideas, personajes, sentimientos...
  • Fragmentarismo: a muchos romances da la impresión de que les falta el principio o que terminan antes de contarnos el final, como si se centraran sólo en un trozo de una historia más amplia.
  • Menciones al auditorio (oid, bien oiréis, sabréis....), consecuencia de la oralidad.
  • Abundancia de diálogos en estilo directo, incluso sin verbo introductor (se cuenta con la recitación y la interpretación)
  • Repeticiones de palabras y recursos basados en la repetición (paralelismos, anáforas...): dan ritmo y destacan determinadas ideas. 
Podéis leer unos cuantos romances, y comprobar todo esto, aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...