El origen de nuestras palabras



Como vimos cuando hablamos de la historia del castellano, nuestra lengua es un crisol donde a la base latina se le han añadido otras influencias que han ido configurando la lengua tal y como es hoy... Y lo que nos queda, porque si algo caracteriza a las lenguas es que son mecanismos vivos, en cambio constante por el uso de los hablantes, los cambios que sufre el mundo en el que viven y sus necesidades expresivas, a las que la lengua ha de adaptarse.

Y esto se refleja en el léxico también, porque en español utilizamos palabras de origen diverso. Los principales tipos de palabras según esto son:

  • Palabras patrimoniales: palabras de origen latino que han sufrido la evolución (fonética y semántica, es decir, de significado, que también cambia) propia de nuestra lengua.
 Por ejemplo, ojo viene del latín OCULUM, llama viene del latín FLAMMA, viejo del latín VETULUM, mujer de MULIEREM, hombre de HOMINEM...
  • Cultismos: palabras tomadas del latín (y del griego) cuando ya la lengua había evolucionado y que conservan su forma originaria o con muy pocas modificaciones.
INCREDULUM > incrédulo, POSTUMUS > póstumos
A veces se producen dobletes: de una misma palabra latina tenemos dos en castelllano, una patrimonial  (evolucionada) y otra que conserva la la forma, es decir, un cultismo. Por ejemplo:
INTEGRUM > entero, íntegro
DELICATUM > delgado, delicado
PLANUM > llano, plano
PLENUM > lleno, pleno
CLAVEM > llave, clave
REGULAM > reja, regla
PLICARE > llegar, plegar
COLLOCARE > colocar, colgar
FABULA > habla, fabula
Incluso en algunas familias léxicas (que os recuerdo son el conjunto de palabras formadas a partir del mismo lexema), conviven palabras formadas sobre la palabra patrimonial con otras formadas sobre el cultismo. Así, de leche tenemos lechera, lechecita, lácteo, lactosa... De oreja tenemos orejeras, orejitas, auricular, de ojo, ojera, ojitos, ojazos, oculista, ocular...
  • Además en castellano tenemos muchas palabras tomadas de otros idiomas:
    • La mayoría son préstamos: palabras tomadas de otras lenguas, adaptándolas a la fonética y la escritura española: fútbol, chalé, mitin, líder.... 
      • Lós préstamos se han producido en todas las etapas de la lengua, debido a los cambios en las necesidades expresivas (sobre todo por la aparición de nuevas realidades para las que no había palabra en castellano, pero sí en otras lenguas) ,y por influencia con las lenguas de prestigio en cada momento (en el XVI el italiano; en el XVIII el francés, actualmente el inglés...)
      • Así, del italiano se tomaron palabras como soneto, esbelto, cuarteto, sonata, batuta, fachada, capricho o pizza; del francés (galicismos) garaje, jardín, dama, gabinete, chalet, turista, pantalón sofá, restaurante, hotel... , del inglés, fútbol, líder, mitin,..
      • Algunos de ellos llevan tanto tiempo incorporadas que los hablantes ya no los sienten como préstamos.
    • Un tipo especial de préstamos son los calcos: se "traduce" la expresión originaria, buscando las palabras que en castellano tienen el mismo significado: baloncesto, (basketball), perrito caliente (hot dog) , autoservicio (selfservice), ratón (mouse)...
    • Hablamos de extranjerismos cuando la palabra tomada de otro idioma conserva la forma que tenía en la lengua originaria: chillout, disck jockey, hardware, hipster, crepe,...
    • Cuando el extranjerismo sustituye a una palabra propia de la lengua, se considera innecesario y se llama "barbarismo" (por ejemplo, week-end por fin de semana, party por fiesta...)
  • Neologismos: palabras nuevas creada con los mecanismos de formación que estudiamos (derivación, composición, parasíntesis, siglas...)
vigorexia, bloguero, tuiterro, tuitear, zapear, customizar, procastinar, viral....

El Centro Virtual Cervantes tiene un Banco de neologismos en el que recogen las palabras que se van incorporando al idioma, tanto neologismos propiamente dichos como préstamos y extranjerismos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...