Formas de narrar: tipos de textos narrativos

Si contar historias (o sea, narrar) es algo consustnacial al ser humano y ha formado desde siempre parte de su historia cotidiana, es normal que haya muchas formas de narrar. Así que es inevitable el repaso por los principales tipos de textos narrativos, para que podáis conocerlos, reconocerlos y hasta crearlos.

Os recuerdo que cuando hablamos de texto narrativo nos referimos a cualquier narración, oral o escrita, larga o breve, literaria o no. De algunos de estos tipos de narraciones hablaremos con más calma un poco más adelante, pero de momento, se trata de que tengáis una visión general en la que situar cualquier texto narrativo.

En primer lugar, tenemos que distinguir entre aquellos textos narrativos que son literarios y los que no lo son.
  • Textos narrativos no literarios: son aquellas narraciones que forman parte de nuestra vida cotidiana, que surgen de diversas necesidades y no tienen pretensión artística: chistes, anécdotas, noticias...
  • Textos narrativos literarios: estas narraciones forman parte  de la literatura, es decir, del arte que emplea la palabra, y por tanto, tienen una pretensión artística, estética, de crear belleza y de producir algún tipo de emoción en el que las lee o escucha Constituyen uno de los grandes géneros literarios, el narrativo,  y un componente fundamental, como vimos en otro momento, suele ser la ficción: incluso en aquellas que se basan en sucesos reales o históricos, casi siempre se introducen elementos inventados, precisamente para lograr belleza o emoción.
    Dentro de las narraciones literarias, debemos distinguir entre:

    • Narraciones en verso: poemas que antes que transmitir sentimientos cuentan una historia. Eran mucho más frecuentes cuando la literatura era oral y se mantenía en la memoria (es mucho más fácil recordar el verso que la prosa). Dentro de ellas, habría que destacar:
      • Los poemas épicos: largos poemas narrativos (la mayoría de miles de versos) que narran grandes hazañas de héroes, casi siempre vencedores de poderosos, terribles y malvados enemigos. Entre sus protagonistas están Ulises, Aquiles, Héctor, Roldán, el Cid...
      • Los romances: poemas narrativos en versos octosílabos, cuyos versos pares riman en asonante, quedando sueltos los impares. En origen eran orales y tradicionales, es decir, se ransmitían por el boca a boca, de generación en generación, se mantenían en la memoria y, en consecuencia, eran anónimos (imposible conocer su autor) y tenían multitud de variantes. Más tarde, como sucede con toda la literatura tradicional, se recopilaron por escrito.
    • Narraciones en prosa: dentro de ellas, distinguimos dos grandes tipos por su longitud (aspecto que puede parecer poco relevante, pero que sin embargo condiciona todos los elementos de la narración, desde el argumento)
      • Cualquier narración breve se denomina cuento, pero dentro de los cuentos encontramos muchos tipos:
        • Los cuentos tradicionales: son esos cuentos que se crean y transmiten en principio de forma oral, de padres a hijos y generación tras generación. Se conservan en la memoria y presentan muchas variantes; más tarde (desde los siglos XVIII-XIX) empiezan a recopilarse por escrito, por autores como los hermanos Grimm o Charles Perrault. Casi todos transmiten, de forma más directa o indirecta, una enseñanza o "moraleja". Dentro de ellos hay también varios tipos:
          • Infantiles, de hadas, de encantamientos: son aquellos cuentos en los que aparecen personajes, objetos o situaciones fantásticos, mágicos, maravillosos. Ya sabéis: brujas, ogros, hadas madrinas, botas de siete leguas, casitas de chocolate o animales que hablan sin que nadie se sorprenda. Es el repertorio que todos los que fuimos niños compartimos: Caperucita, Cenicienta, Blancanieves, La bella durmiente... y etc. etc. etc.
          • Apólogos / Fábulas: llamamos apólogo a cualquier narración breve que transmite una enseñanza. Muchos están tomados de Oriente (ya desde la Edad Media). La fábula es un tipo especial de apólogo que suele estar protagonizado por animales personificados que representan cualidades humanas. Por ejemplo, en la fábula de la cigarra y la hormiga, la cigarra representaría el disfrute despreocupado de la vida, y la hormiga, el trabajo, el ahorro y la previsión.
          • Mitos: relatos muy antiguos que explican diversos aspectos del mundo y del hombre (por ejemplo, el mito de Atlas, Prometeo, Tántalo, la caja de Pandora...)
          • Leyendas: relatos populares que mezclan lo histórico y lo fantástico, generalmente vinculados a un lugar y en cuyo argumento suele intervenir elementos sobrenaturales o sucesos inexplicables.
        • Cuentos de autor: creados y escritos por un autor concreto y conocido, pueden usar un narrador en 3ª o 1ª persona (los tradicionales utilizan solo la 3ª), se centran en un hecho significativo o extraordinario, y según su tema y tono hay muchos tipos: fantástico, de humor, de terror...
      • Narración larga: la novela: Al contar con mayor extensión, la novela puede narrar un argumento más amplio y complejo que el cuento, narrar hechos más pormenorizadamente, incluir descripciones de ambientes y personajes más numerosas y detalladas, y analizar personajes y situaciones. Según su tema, diferenciamos varios tipos:
        • Fantástica: argumento lleno de personajes y situaciones alejadas de la realidad, mundos maravillosos, fenómenos inexplicables...
        • Realista: novela que intenta reflejar la realidad. Aunque cuente una historia ficticia, narra algo que podría haber sucedido intentando reflejar cómo son los hechos, personajes y ambientes de la realidad.
        • Histórica: novela cuya acción se sitúa en una época del pasado, cuyo ambiente, sucesos y formas de vida tratan de reflejarse.
        • De aventuras.
        • De misterio / detectives
        • Romántica
          Etc. Etc. Etc.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...