Cuentos de ayer, como si fueran de hoy


Los cuentos infantiles, de hadas y encantamientos, siguen dando mucho, mucho juego. Porque no es casualidad que hayan calado en lectores (y oyentes) durante siglos y siglos. Y siguen calando, como hemos visto a través de la versión de La Cenicienta que Roal Dahl incluye en sus "Cuentos en verso para niños perversos", en los que versiona muy libremente un puñado de los relatos tradicionales infantiles más conocidos.  En esta entrada podéis encontrar muchos ejemplos de historias y películas basadas de forma más o menos directa en argumentos de cuentos como Caperucita, la Cenicienta o Pinocho.

Y algo así es lo que os propongo como siguiente actividad (obligatoria) de nuestro Taller de Escritura: actualizar un cuento tradicional, es decir, situar su argumento en la actualidad. Por ejemplo, Caperucita (a la que, por supuesto, podéis cambiar el nombre y sustituir su caperuza por, qué sé yo, una cazadora de cuero rojo) ya no cruza el bosque, sino la ciudad, y el lobo es... O el Príncipe Azul  por el que suspira una pobre cajera del súper, que vive  con su madrastra y hermanastras, que son pijas y la tratan como a la criada,  es hoy por hoy una estrella del rock... 

Bueno, a vosotros os toca imaginar cómo sucedería el argumento de un cuento infantil en nuestro mundo actual, cómo serían sus personajes, sus detalles y su final. Eso sí, como cualquier escritor, tenéis libertad para cambiar lo que queráis de ese argumento: se trata de que escribáis un buen relato situado en la actualidad y en el que podamos reconocer personajes y situaciones de un cuento tradicional. 

Os recuerdo algunos, por si la memoria os falla: Caperucita Roja, Blancanieves y los Siete Enanitos, Cenicienta, la Bella Durmiente, Pulgarcito, el Gato con Botas, el Flautista de Hamelín, los Siete Cabritillos, la Casita de Chocolate, el Patito Feo, el Traje Nuevo del Emperador, Pinocho, Ricitos de Oro, la Ratita Presumida,la Bella y la Bestia... y cualquier otro que se os ocurra...

Procurad hacer un relato vivo y expresivo, describiendo lo que sea necesario, e incluyendo diálogos, ahora que ya sabemos cómo representarlos (en estilo directo o indirecto).

Os pediré vuestros relatos a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa... Así que ya sabéis, en papel aparte, por si las moscas... 

Y colorín, colorado, la pelota está ahora en vuestro tejado.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...