El arte de contar historias: la narración




 El ser humano ha necesitado siempre de narraciones: contar y que le cuenten historias, reales o ficticias, alegres o tristes, realistas o fantásticas, para emocionarse, para sufrir, para llorar, para pasar miedo o para sobrellevar las largas tardes de invierno. Así que el arte de contar historias es casi tan viejo como el mundo. Lo que es seguro es que es, por lo menos, tan viejo como el hombre.

Llamamos texto narrativo (o narración) a aquel texto (oral o escrito, corto o largo) que cuenta unos hechos, que le suceden a unos personajes en un espacio y un tiempo, mediante la voz de un narrador.

Los ELEMENTOS fundamentales de la narración son, por tanto:
  • El ARGUMENTO: los hechos que se narran. 
  •  Los PERSONAJES: según su importancia en la historia pueden ser:  
    • Protagonista: personaje principal de la historia. Puede ser uno o varios.  
    • Antagonista: enemigo, personaje que se opone o enfrenta al protagonista (no en todas las narraciones aparecen)  
    •  Secundarios: acompañan al protagonista, aparecen en su historia.
   Los personajes se caracterizan mediante descripciones, pero también mediante sus palabras y actos.
  • El ESPACIO: el lugar o lugares donde se sitúa la acción. A veces, cobra muchísima importancia (por ejemplo, en los relatos de terror). También se refleja mediante descripciones. 
  •  El TIEMPO: comprende varios aspectos:
   La época en que se sitúa: la conocemos mediante las referencias cronológicas (todo aquello que nos indica de qué época se trata)
   La duración de lo que cuenta (un minuto, tres meses, un año, varios años, etc.)
   El ritmo:
   lento: en mucho texto suceden pocas cosas
   rápido: en poco texto suceden muchas cosas
   El orden:
   Lo más habitual es que la narración siga un orden natural, lineal o cronológico.
   A veces hay saltos temporales (hacia atrás, o flashback, aunque también pueden ser hacer hacia adelante).
  • NARRADOR: la voz que cuenta la historia. Hay dos grandes tipos:
   Narrador externo, en 3ª persona (fuera de la historia, no es un personaje)
Generalmente es omnisciente (sabe todo de la historia, por ejemplo, los pensamientos de los personajes).
También puede ser observador: sólo cuenta lo que se puede ver, oír, etc.
   Narrador interno, en 1ª persona: la historia la cuenta un personaje:
   Narrador protagonista: el narrador es el personaje principal de la historia.
   Narrador testigo: el narrador es un personaje secundario.

En la narración, como en todos los textos, es importantísima la ESTRUCTURA es decir, las partes en que se organizan los hechos narrados.

Generalmente, las narraciones se organizan  tres grandes partes:
  1. Planteamiento: se presenta a los personajes y su situación inicial.
  2. Nudo: se plantea el conflicto o la parte central de los acontecimientos que se narran.
  3. Desenlace: se narra cómo se solucionan, resuelven o terminan los hechos.
Pero hay narraciones que siguen otro esquema. Por ejemplo:
  • Comienzo in media res: la narración comienza en la parte central de la historia, cuando ya ha empezado. Generalmente, se incluyen flashbacks o saltos atrás que permiten ir conociendo lo que sucedió antes.
  •   Narración retrospectiva: la narración comienza en la situación final, desde la cual se retrocede al pasado. 
  •   Narración circular: el desenlace de la historia nos lleva otra vez al principio, dando a entender que la historia se repite. 
  •  Final abierto: los hechos se dejan sin solucionar o resolver del todo.


DESCRIPCIÓN Y DIÁLOGO DENTRO DE LA NARRACIÓN

En la narración, aparte de los fragmentos estrictamente narrativos (es decir, que cuentan hechos) se suelen incluir otro tipo de textos, sobre todo:

  • Descripciones (de lugares, personajes, objetos...) 
  •  Diálogos, para recoger las palabras de los personajes. Existen varias técnicas, pero las fundamentales (y más frecuentes) son: 
      •    Diálogos en estilo directo: se recogen las palabras del personaje en 1ª persona, tal y como él las dijo. Suelen llevar un verbo introductorio (dijo, respondió, exclamó, etc.), y las palabras del personaje se marcan bien con un guión, bien con comillas.
                            Ana saludó sonriente a su amiga:
                            -Hola, Marta, ¿qué tal estás?
                            -Muy bien -respondió ésta.

Ana saludó sonriente a su amiga: “Hola, Marta, qué tal estás?”. “Muy bien”, respondió esta.
    •  Diálogos en estilo indirecto: se cuenta lo que dijo el personaje pero en 3ª persona, e incluso se puede resumir o  interpretar.
Ana saludó sonriente a su amiga Marta y le preguntó qué tal estaba.Ésta respondió que estaba muy bien.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...