Recursos cotidianos: el símil o comparación

 Seguimos rastreando recursos estilísticos a nuestro alrededor y nos encontramos con las comparaciones, también llamadas símiles, porque se basan en eso: en comparar y encontrar la similitud entre un término real y otro imaginario. Y precisamente la cualidad en común entre ambos es la que queda destacada con el uso de este recurso: si yo digo que los ojos de alguien son como el mar, destaco su color azul; si digo que son como estrellas, destaco su brillo.... y si digo que los tiene como platos, destaco su expresión de sorpresa.Ya veis que entre ambos términos (real e imaginario) siempre aparecen palabras comparativas (como, como si fueran, parecen, cual, más ... que, menos...que, tan....como).

Al hablar cada día, y sin pretensión literaria (o sea, en la lengua cotidiana) utilizamos un montón de comparaciones, porque hay malos ratos más largos  que un día sin pan,  a veces dormimos como un bebé, otras nos divertimos como enanos y otras trabajamos tanto que parecemos hormigas; cuando queremos somos más buenos que el pan; hay quien está sordo como una tapia,  o es alto como un mallo, si nos enfadan nos ponemos como una fiera, a veces  tenemos la habitación que parece una  leonera, con quien nos cae mal somos fríos como el hielo, pero con quien nos cae bien podemos ser tan dulces como la miel, y cuando algo nos sale bien estamos como un niño con zapatos nuevos.... (¿Se te ocurre alguna comparación cotidiana más? ¡Cuéntanosla en un comentario!

Hay comparaciones populares de lo más ingenioso, y especialmente el habla andaluza suele ser muy rica en este tipo de expresiones. En Internet podéis encontrar muchas recopilaciones divertidas, y aquí tenéis seleccionadas unas cuantas.

Por supuesto, también la publicidad utiliza el recurso de la comparación (por ejemplo, una famosa marca de foie gras cantaba aquello de "más bueno que el pan") incluso utilizando comparaciones visuales. Aquí tenéis unos cuantos ejemplos:



Y también las letras de canciones recurren a menudo a este recurso tan expresivo. El ejemplo más clásico, el "Así estoy yo sin ti " de Joaquí Sabina, que basa toda su letra en una serie de comparaciones que expresan la tristeza y el sentimiento de soledad cuando no está la persona que uno quiere:



Si se te ocurre algún otro ejemplo de comparación cotidiana, en publicidad o en letras de canciones, cuentánoslo en un comentario y tendrás tu nota (¡por supuesto!)

Pero si no se te ocurre nada, pon atención a la letra de esta canción de La Oreja de Van Gogh, y a ver si eres capaz de señalar las comparaciones que contiene y lo que quieren expresar. ¿Podrías señalar más recursos en ella? ¡Hazlo mediante un comentario!

5 comentarios:

MIRIAM TAJADA TARACENA 1ºF dijo...

Una comparación de la vida cotidiana como:
- Eres tan delgada como un espagueti.
-Eres hermosa como una rosa.
Algunas comparaciones de la canción de La Oreja de Van Gogh "El Primer Día del Resto de Mi Vida":
-Tu voz sonaba tan arrepentida,
arrodillada como un niño en la orilla.
-Te quise como nada más,
como al respirar.

Teresa L dijo...

¡Muchísimas gracias, Miriam! Menos mal que estás tú por aquí, si no... ¡qué sola me iba a sentir en el blog! ;)

Un saludo y buen finde.

Miriam Tajada dijo...

JA, JA, JA, JA...
Nunca es tarde, para comentar, cuando tengo tiempo libre;)Y ahora es lo que tengo que hacer: trabajar, y intentar sacar SB en toda las asignatura, y Lengua es una de las que más me gusta, y estando tú aquí para explicar es lo mejor que hay. Me gusta como explicas, tu carácter...
:))

Teresa L dijo...

Jajaj ¡Eso podría sonar a peloteo!

Muchas gracias (¡a quién le amarga un dulce!). Me alegra sobre todo que te guste la Lengua... pero no te obsesiones con las notas. Que está muy bien sacar Sobresaliente, pero si en alguna sacas notable tampoco pasa nada...¡lo importante es aprender y disfrutar en la medida de lo posible!

Miriam Tajada dijo...

Si jaajajjaj

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...