Pintar con palabras: la descripción


La descripción es un tipo de texto que pretende que el receptor sepa cómo es algo sin necesidad de verlo. Se puede describir, por tanto, cualquier cosa: lugares, personas, animales, objetos...y según cómo sea esa descripción, la clasificaremos dentro de dos grandes tipos:

  • Descripción objetiva (también llamada científica o técnica): se describe sin dar opiniones personales, recogiendo únicamente las caracteristicas objetivas, comprobables, sin introducir opiniones o sentimientos de la persona que describe. Por ejemplo:
En la casa vivía una gata de tamaño mediano. Tenía el pelo a manchas, con un fondo blanco y grandes áreas atigradas en tonos grises. En su rostro afilado aparecían dos grandes ojos verde claro, y su nariz, su boca y el reverso de sus patas y orejas eran de un tono rosado. Aquella gata no mostraba especial cariño por ningún otro habitante de la casa.
  • La descripción subjetiva (también llamada literaria) es aquella en la que junto a los rasgos objetivos del elemento descrito se incluyen valoraciones, opiniones o sentimientos personales del que describe.
Con nosotros vivía la pequeña Julieta, una preciosa gatita de aspecto dulce y aniñado. Tenía el pelo a manchas: en algunas zonas blanco, blaquísimo y suave como el algodón; en otras a rayas, como si le hubiera robado trocitos de piel a un tigre color ceniza. Su mirada, verde clara, era penetrante y aristocrática, y a pesar de la dulzura de su aspecto, más dulce todavía por el rosa pálido de su boca, su naricilla, las almohadillas de sus patas, y de sus delicados movimientos, mostraba siempre un carácter arisco que nos hacía mimarla todavia más para ver si conseguíamos alguna migaja del cariño que pudiera albergar tras la frialdad verde de sus ojos.

En las descripcíones son muy importantes todas aquellas palabras y expresiones que sirven para reflejar las características de algo: por supuesto, sustantivos y adjetivos, pero también metáforas y comparaciones, que sirven para destacar, subrayar o enfatizar determinados rasgos.

Para hacer buenas descripciones es necesario tener en cuenta algunas cosas:
  • En primer lugar, por supuesto, hay que ser observadores: fijarse con cuidado para poder percibir y reflejar los rasgos de aquello que queremos describir, Por tanto, nunca te lances a escribir demasiado rápido: observa, a ser posible tomando notas, y si no tienes delante lo que vas a describir, toma notas recordando cómo es en la memoria.
  • En segundo lugar, hay que seleccionar los rasgos fundamentales, los más importantes, los que son imprescindibles para que el que lea nuestro texto se haga una idea fiel de aquello que le describimos.
  • Después, es necesario seguir un orden (muchas veces, condicionado por lo que describimos, porque no es lo mismo describir un paisaje, que un objeto o que una persona). Se puede ir de lo general a lo particular, de arriba a abajo, de dentro a afuera...
  • Por último, es importante cuidar el lenguaje:
    • Evitar repeticiones: que tu descripción no sea una sucesión de oraciones en las que se reptie el verbo 8es... es.... es... Tiene.... tiene... tiene). Busca fórmulas variadas y distintias de decir lo mismo.
    • Selecciona los sustantivos y adjetivos más precisos y, si tu descipción es subjetiva,los  más expresivos.
    • Puedes emplear metáforas, comparaciones y personificaciones que contribuyan a pintar con palabras el objeto descirto, y a hacer más expresiva y más viva esa pintura.
Por último, ten en cuenta que hay textos exclusivamente descriptivos, pero que a veces las descripciones forman parte de textos más amplios. Por ejemplo, es muy frecuente que en las narraciones se incluyan descripciones (más o menos amplias y más o menos detalladas), sobre todo de lugares y personajes.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...