Oscar Wilde: "El ruiseñor y la rosa"



 Para trabajar la ficción, la fantasía y su relación con la realidad, estamos leyendo el relato El ruiseñor y la rosa, del escritor irlandés Oscar Wilde, una de las figuras más singulares de toda la literatura universal. 

Nació en 1854, en una familia acomodada, lo que permitió estudiar, viajar por toda Europa y empaparse de las corrientes del arte, el pensamiento y la literatura de su época. Pronto se convirtió en un "dandy". un caballero elegante preocupado sobre todo por la estética, la belleza y lo que él denominaba "el arte por el arte". De ingenio deslumbrante, pronto fue conocido en la vida social por lo agudo de sus comentarios, muchas veces cargados de humor e ironía. Sin embargo, su obra deja claro que él se no se sentía ni aceptado ni integrado en aquella sociedad victoriana, cerrada y severa, que no le perdonó los rumores sobre su homosexualidad y lo condenó a cárcel y trabajos forzados por ello. Por eso, al salir de prisión, se fue a vivir a París, donde pasó sus últimos años entre la tristeza y los problemas de salud, hasta morir joven, con solo 45 años.



Oscar Wilde es autor de obras muy leídas desde que se escribieron hasta nuestros días, en que siguen despertando el interés e incluso la identificación de miles de lectores por todo el mundo. Y prueba de ello es que sus obras son constantemente adaptadas a formatos actuales como el cómic, el cine o la televisión Es autor, entre otros,  de la famosísima novela "El retrato de Dorian Gray", la obra teatral "La importancia de llamarse Ernesto", y de un puñado de cuentos aptos (y recomendables)  absolutamente para todos los públicos llenos de ternura, melancolía y, a veces, humor.

Por ejemplo, El fantasma de Canterville, la historia de un pobre fantasma inglés atrapado en una mansión comprada por una familia norteamericana que está muy lejos de asustarse con sus apariciones.

O El príncipe feliz, que cuenta la historia de una maravillosa amistad entre una estatua y una golondrina que se convierten en los benefactores anónimos de los más pobres de una ciudad.

O El Gigante Egoísta, otra historia de extraña amistad, esta vez entre un gigante malhumorado y un niño pequeño.

Todos relatos tienen elementos fantásticos, y sin embargo, dicen mucho sobre la realidad: sobre la injusticia, la soledad, la incomprensión de la sociedad hacia los sentimentales y los diferentes , la importancia de  amistad y el amor y el verdadero valor de las cosas, que es algo muy distinto de su precio. Temas todos que nunca dejan de estar de actualidad, y por eso estos relatos siguen diciéndonos mucho a los lectores que los disfrutamos más de un siglo después de que el gran Wilde los ideara y los escribiera.

Si queréis saber más sobre este maravilloso escritor podéis consultar:
  • El artículo que le dedica la Wikipedia
  • Esta página de biografías sobre personajes célebres
  • Y sobre todo, esta página dedicada a él, donde encontraréis  no solo su biografía: también fotografías, una selección de sus obras, foros, curiosidades y una selección de sus citas (o frases célebres).

Porque ya he dicho que Oscar Wilde era un hombre de gran ingenio y un fino sentido del humor, que muchas veces se convertía en una sutil ironía. Por eso nos ha dejado muchas frases memorables, y yo, que soy muy aficionada a las citas y frases célebres, no me resisto a dejaros aquí unas cuantas. Pero podéis leer más en la página de arriba o aquí., o aquí, o aquí

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. 
La mayoría de la gente existe, eso es todo.

 La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella.

 La experiencia es simplemente
 el nombre que damos a nuestros errores.


 Estoy convencido de que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir.


 Perdona siempre a tu enemigo. 
No hay nada que le enfurezca más.

 La única diferencia que existe entre un capricho y una pasión eterna 
es que el capricho es más duradero.


 Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, 
y es no estar en boca de nadie.


 Haría cualquier cosa por recuperar la juventud... 
excepto hacer ejercicio, madrugar, y ser una persona responsable.

 No existen más que dos reglas para escribir: 
tener algo que decir y decirlo.


 La sociedad perdona a veces al criminal, 
pero no perdona nunca al soñador.

 El medio mejor para hacer buenos a los niños 
es hacerlos felices.


 En estos tiempos los jóvenes piensan que el dinero lo es todo, 
algo que comprueban cuando se hacen mayores.

 Cuando la gente está de acuerdo conmigo 
siempre siento que debo estar equivocado.


No soy tan joven como para saberlo todo

 Los libros que el mundo llama inmorales 
son los que muestran su propia vergüenza.

Mejor ser una estrella caída que no haber resplandecido nunca

El ruiseñor y la rosa es un relato tierno y con un fondo de tristeza que nos habla de la ingenuidad de ser romántico y sentimental en un mundo materialista. De lo injusto y lo inútil de darlo todo por amor cuando nadie va a comprenderlo ni, muchísimo menos, valorarlo. Siendo un relato fantástico, en el que los animales (empezando por el pequeño protagonista) hablan, invita a pensar sobre cuestiones como la importancia de los sentimientos a pesar de su inutilidad, o el choque entre esos sentimientos y el materialismo y el espíritu práctico de nuestra sociedad (la de Wilde y la nuestra... que en más de un siglo, al menos en esto, han cambiado poco las cosas). Es muy difícil no conmoverse si de verdad acompañas al ruiseñor en sus esfuerzos por conseguir la maravillosa rosa roja que el estudiante desea para ofrecérsela a su amada... aunque al final nos quede ese regusto de la rabia o la decepción.

En todo caso, y por si acaso, aquí os dejo las actividades sobre este maravilloso relato imprescindible:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen blog :D felicidades

Teresa L dijo...

¡Muchísimas gracias, de corazón! Un saludo

Anónimo dijo...

Creo q te equivocas, el cuento del ruiseñor no es tan simple como decir q simplemente es romanticismo vs materialismo. El joven llora pero no hace nada por buscar la rosa roja, el espera mucho pero no hace nada. Claro a el le dan la rosa y la chica le dice q no q queria algo mejor y el q hace.... Se va a leer sus libros, evadiendo y no luchando por lo que quiere. Incluso podria haber buscado a alguien q le interese su rosa. Creo q como en su frase el dice q es mas comun ver a la gente existir q vivir

Teresa L dijo...

Aparte de que estoy de acuerdo que no es tan simple, ni yo ni Wilde consideramos al estudiante un romántico, ni un verdadero enamorado (eso es lo triste del cuento). El único romántico es el ruiseñor, que da la vida por un amor que él cree verdadero cuando en realidad no lo es, ya que el estudiante al primer contratiempo decide dedicarse a estudiar y a cosas prácticas. Es el drama del romántico (el ruiseñor) que vive en un mundo completamente materialista en el que está solo e incomprendido...hasta morir.

Un saludo y gracias por comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...