Palabras propias, ideas propias

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo
Ludwig Wittgenstein
 La palabra no es una etimología sino un puro milagro
Ramón Gómez de la Serna

Sólo hay mundo donde hay lenguaje.
Martin Heidegger
El lenguaje es el vestido de los pensamientos
Samuel Johnson 

La lengua no es la envoltura del pensamiento, 
sino el pensamiento mismo
Miguel de Unamuno
 
Ya lo veis. El filósofo Wittgenstein decía que "los limites de mi lenguaje son los límites de mi mundo". Y tenía toda la razón. Porque las lenguas no son un mero repertorio de "nombres" para las cosas de la realidad: son el compendio de conceptos que conforman nuestra visión y nuestro conocimiento de la realidad. Nombramos y conocemos solamente aquello para lo que tenemos una palabra, y prueba de ello son esas palabras que nombran cosas cuya existencia en la realidad es más que discutible (por ejemplo: ogro, fantasma, duende, hada... o Dios). 

Por eso, cuantas más palabras conozcamos y utilicemos, más conceptos estamos manejando, y más rico será nuestro pensamiento, y más amplio nuestro conocimiento, y más potente nuestra capacidad de pensar.   Pero no es este punto el que me intesa ahora, sino el hecho de que cada lengua crea conceptos, o sea, una forma de ver y comprender la realidad. O yendo un poco más lejos, la lengua crea la realidad; cada lengua crea una realidad.

Esto queda claro, por ejemplo, si analizamos el vocabulario de distintas lenguas sobre algunos aspectos de la realidad, como los colores (hay lenguas, por ejemplo, que tienen una única palabra para "rosa" y "naranja"; otras, tienen palabras distintas para distintos tonos de azules), las partes del día (por ejemplo, nuestra "tarde" se refiere a lo que para los ingleses son dos términos diferentes, "afternoon" e "evening) o las partes del cuerpo (por ejemplo, nosotros consideramos "dedo" tanto al de la mano como el del pie, que el inglés trata de forma diferente, como "finger" y "toe"). Aquí podéis leer un interesantísimo artículo sobre este asunto.

Y la prueba más elocuente, clara y definitiva de este poder creador de conceptos de las lenguas es la existencia de algunas palabras propias de una, que no tienen traducción exacta en otras porque corresponden a un concepto propio, singular y específico. Podéis encontrar muchas palabras intraducibles de diferentes lenguas del mundo pinchando aquí, aquí, aquí o aquí.

Pero no hace falta ir tan lejos para encontrar palabras para las que es difícil encontrar un término completamente equivalente en otras lenguas. De hecho, el castellano tiene palabras peculiares o difícilmente traducibles como "cutre" o "siesta". Y yo, que tengo la suerte de haber crecido en una tierra bilingüe (Galicia) os puedo señalar unas cuantas palabras de este tipo del gallego. La primera, una de las que ha exportado al castellano, la "morriña" (muy reveladora de uno de los rasgos característicos del carácter gallego). Pero hay algunas otras menos conocidas. Por ejemplo, "enxebre", adjetivo que describe a lo típicamente gallego, sobre todo lo más rural y primitivo O "falabarato", que se refiere a las personas que hablan por hablar y cumplen poco de lo que dicen. O "luar", sustantivo con el que se nombra a la luz de la luna, o sea, la luz del sol reflejada por la noche por nuestro satélite y que tiene un peculiar color blanquiazul. "Lusco-fusco" se refiere al momento del amanecer o del atardecer en que no es ni de día ni de noche, "trapalleiro" nombra a alguien desordenado, descuidado, sucio, y a lo que hace alguien así se le denomina "trapallada";"xeito" quiere decir "modo, manera, habilidad, maña, destreza..." y "xeitoso" es algo "adecuado, apropiado, bonito, elegante, digno"; "rosmar" es hablar entre dientes, protestando por algo pero no en voz alta, y "aturuxo" es un grito peculiar que se profiere casí siempre en reuniones festivas, sobre todo cuando empieza a sonar la música típicamente gallega,

Y en el tiempo que llevo en Aragón ya he descubierto unas cuantas palabras y expresiones sin equivalente exacto en castellano. Por ejemplo, "pillar capazo" (pararse a hablar con alguien con quien te encuentras por casualidad... concepto también muy revelador del carácter típicamente aragonés), "chandrío" (pequeño desastre), "chabisque" (chandrío en el que hay agua de por medio), "maripís"(tipo específico de calzado deportivo), "zarrio" (trasto, cualquier cosa vieja, deteriorada, inútil) o una de las más curiosas, "carnuz" (algo así como "amasijo de carne"). 

Seguro que tú conoces alguna más (en la lengua que sea). Si es así, anímate y compártela en un comentario.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...