Análisis lingüístico: de primer plato, Morfología

La lengua es una realidad extremadamente compleja, y por eso la Lingüística (la ciencia encargada de su estudio) es también una disciplina muy amplia dividida en parcelas según el aspecto de la lengua de que se ocupa o la perspectiva desde la cual la aborda. Así, nosotros hemos visto ya algunas cosas de Semiótica o Semiología (que estudia los signos y la comunicación), de Sociología del Lenguaje, de Lingüística Histórica, de Dialectología... Pero ahora vamos a adentrarnos en el análisis lingüístico en sí mismo, o sea, en abordar secuencias lingüísticas para desentreñar cómo se han formado.

La lengua es un código articulado, es decir, forma sus signos combinando constantemente las mismas  unidades, de forma cada vez más compleja. Es más, se trata de un código doblemente articulado (en su 1ª articulación combina unidades que son signos y en la 2ª unidades que no lo son), y al analizarla, lo que hacemos es dividir una secuencia en las unidades menores que la forman, clasificándolas y estableciendo las reglas para su combinación. Como en cualquier código.


Dejando a un lado las unidades de la 2ª articulación (es decir, sin significado,  de las que se ocupan Fonética y Fonología: los fonemas), las unidades que vamos a estudiar son, de mayor a menor: el texto, la oración (y su "hermana pequeña", la proposición), los sintagmas, las palabras y los monemas o morfemas.

Y por las menores empezaremos, porque en los próximos días estaremos entretenidísimos con la Morfología, que estudia la forma de la palabra, su estructura, o lo que es lo mismo, cómo se forman las palabras. Y la palabra se forma combinando morfemas o monemas (según la terminología que más nos guste, porque existen dos grandes tendencias con las que me gustaría que os familiarizaseis, para que llegarais a manejar las dos). ¿Qué son los monemas o morfemas? Las unidades más pequeñas dotadas de significado. Dicho de otro modo: el morfema o monema es el signo lingüístico mínimo (que no se puede analizar en signos menores: sólo se puede dividir en fonemas, que ya no tienen significado).

Como veis, la definición de morfema o monema es relativamente sencilla y clara. Y sin embargo, esto no es así para la palabra, cuya definición es una cuestión espinosa y no del todo establecida o clara ( a pesar de que es la unidad con la que los hablantes creemos estar más familiarizados). Así que nos saltamos el berenjenal de su definición, y nos metemos de lleno en su análisis morfológico, cuyas claves principales os dejo en la presentación de abajo:




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Teresa, para hacer los ejercicios que nos mandastes de la ficha de morfología, ¿qué son los sustantivos deverbales, los adjetivos denominales y los sustantivos deadjetivales? Gracias.

Teresa L. dijo...

¿No lo pone en la ficha? "deverbal" quiere decir formado a partir de un verbo, "denominal" formado a partir de un nombre o sustantivo y "deadjetival" formado a partir de un adjetivo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...