Cuestión de principios



Aunque hay quien dice que "bien está lo que bien acaba" (y no le falta razón), los principios son importantes, y empezar bien algo a veces facilita que siga y termine bien. Y en literatura, ya no digamos: hay principios de obras literarias que se han convertido casi en frases hechas, que casi todo el mundo conoce aunque nunca haya leído -ni vaya a leer- la obra completa.

Así que como estamos ahora enfrascados con el principio de curso, empezamos las actividades voluntarias por el principio... o más bien, por los principios, concretamente, de obras literarias, y así refrescamos un poco la historia de la Literatura Española que habéis aprendido durante los dos últimos cursos de la ESO.

¡Bienvenid@s!

Bienvenid@s al comienzo de una nueva etapa, diferente a todos los cursos anteriores, que espero que afrontéis con ganas e ilusión. Diferente, sobre todo, por algo fundamental: ya no estáis aquí obligatoriamente, sino que, entre las opciones que teníais al conseguir vuestro título de la ESO, elegisteis esta, el Bachillerato. Una modalidad de estudios que fundamentalmente sirve de puente entre los estudios básicos de Secundaria y los estudios superiores (bien universitarios, bien Ciclos de Grado Superior). Y también, una etapa breve (son sólo dos cursos) pero intensa, en la que vais a aprender muchas cosas y al final de la cual a la mayoría de vosotros os está esperando la Selectividad... Pero de todo esto tendremos tiempo de ir hablando durante el curso.

Ahora sólo quería daros la bienvenida al curso y a este sitio -que este año se dedicará  especialmente (aunque no solo) a los contenidos de Lengua y Literatura de 1º de Bachillerato- . Sobre todo, espero que el blog os resulte útil en vuestro trabajo con nuestra asignatura y que os animéis a participar en todo lo que pueda ir surgiendo, que puede ser mucho más de lo que ahora mismo tengo en mente....

En este blog, como se explica en la página a la que podéis acceder en la parte superior ("Cómo usar este blog") vais  a encontrar toda la información que necesiteis sobre el curso y su marcha, materiales teóricos  (apuntes, cuadros, presentaciones, enlaces), materiales de ampliación, materiales de refuerzo, curiosidades, textos complementarios, pautas para realizar algunas tareas, propuestas de actividades... y alguna que otra sorpresa con premio para aquellos más atentos al viento. Todo esto, entre otras muchas cosas que puedan surgir por el camino, claro. Porque como dijo Machado (y nosotros quisimos recordar cuando empezamos, hace ya tiempo), "se hace camino al andar".

De momento, os dejo la presentación con las instrucciones básicas para este curso.

Comienza el curso


Y no es un comienzo normal, digan lo que digan. Si el comienzo de curso es siempre un buen momento para reflexiona (y para hacer buenos propósitos, y marcarse objetivos, y llenarse, como sea, de ganas), en este es más necesario que nunca, y más para los que trabajamos y creemos  en la escuela pública, en su esencia y en su forma de actuar. Porque no nos dejan y nos llenan de trabas, y es necesaria, apremiante, imprescindible, una respuesta, por parte de todos los implicados, que somos toda la comunidad educativa, pero sobre todo y especialmente, los beneficiarios de nuestra labor y los grandes perjudicados cuando esa labor se resiente: vosotros.

Así que me gustaría proponeros unos cuantos textos de los que estos días se pueden leer en la prensa en torno a este comienzo de curso tan polémico y -ojalá- tan "verde" (puede que en los próximos días actualice esta misma entrada añadiendo alguno más). Algunos son informativos, otros de opinión, pero todos suscitan la reflexión y, sobre todo, la toma de partido. ¡Mójate!: lee, reflexiona,  opina... ¡y actúa!. Tu futuro, entre otras muchas cosas también muy importantes, está en juego. Y no podemos permitir que jueguen con él:

¿Para qué estudiar?


Se acerca -inevitablemente, qué le vamos a hacer- el principio de otro nuevo curso, y aunque a lo mejor eres de los que prefiere apurar los últimos días de vacaciones sin pensar en la medida de lo posible en lo que se avecina, este es un momento estupendo para prepararse para que todo vaya bien. Así que vamos a dedicar unas cuantas entradas a intentar plantear algunas cuestiones previas que pueden ser útiles ... e incluso interesantes.

La primera, muy sencilla, pero clave fundamental de ese éxito es, precisamente, para qué estudiar.

Estudiar es, sin duda, un esfuerzo, que consume parte del tiempo y la energía que  en muchos momentos preferiríamos dedicar a otras cosas. Y ningún esfuerzo se hace sin motivo. Es decir, hacemos el esfuerzo porque nos compensa. ¿Y cómo nos compensa? Pues, aunque parezca un juego de palabras, con algún tipo de recompensa. Necesitamos eso, una recompensa, un motivo para estudiar. Sin ese motivo nadie realizaría el esfuerzo. Todo el que estudia, lo hace por un motivo. Algunos son muy conscientes de cuál es. Otros, no tanto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...