"Contigo" de Sabina, destripado estilísticamente

Os dejo el comentario  a la letra de esta canción de Sabina (la letra, aquí), para que os sirva un poco de referente de lo que es un comentario estilístico. Ahora os toca a vosotros elegir canción... y comentar su letra, claro. 



Joaquín Sabina es un cantautor nacido en 1949, en Úbeda (Jaén), con una larguísima trayectoria musical que incluye catorce álbumes de estudio, además de recopilatorios, colaboraciones y composiciones para otros artistas. Además, ha publicado libros de poemas, y sus propias letras recogidas para la lectura. Porque si algo le caracteriza es su maestría en el manejo de las palabras para acoplarlas a la melodía, expresando sentimientos urbanos (de hecho, se le etiqueta como verdadero poeta urbano) con recursos retóricos e incluso métricos reconocibles, por ejemplo, en nuestros poetas del Barroco, que combina hábilmente con palabras y expresiones propias de la lengua coloquial contemporánea.

En este poema-canción (porque tiene mucho de canción, pero también mucho de poema), Sabina expresa su rechazo al amor institucionalizado, cotidiano, convertido en rutina, en algo oficial y lleno de convencionalismos, y reivindica el amor pasión, que “mata” si no muere, y que “si mata nunca muere”, jugando con la asociación tradicional entre amor y muerte como metáfora de una pasión tan intensa como para ser capaz de acabar con la vida.

Esta canción utiliza una lengua estándar, ni culta, ni vulgar, próxima al registro formal (el más habitual en el lenguaje poético), llena de repeticiones, recursos y todos los rasgos de la función poética, mediante los cuales el mensaje intenta llamar la atención sobre su propia forma. Pero introduce también algunas frases hechas y expresiones propias de la lengua coloquial a los que Sabina da un valor estilístico (metafórico o metonímico, como veremos más adelante) como “cortarse la coleta”, “mudarse de planeta”, “brindar a su salud””vecinas con pucheros”

En la canción se dirige mediante un apóstrofe a una "muchacha de ojos tristes", su enamorada, a la que dirige en segunda persona su reflexión. Comienza rechazando "un amor civilizado", adjetivo revelador del tipo de amor que describe.  Muchos versos comienzan con un “yo no quiero”, anáfora que destaca lo que rechaza: una larga enumeración de elementos que describen ese amor oficial, cotidiano y casi rutinario

Muchos de esos elementos son metonimias: cosas que forman parte de ese tipo de relación cotidiana y convencional, y que aquí la representan. Sabina muestra su rechazo hacia ellas mediante la anáfora de "yo no quiero" que se antepone: los recibos, la escena del sofa , vecinas con pucheros, fechas como el día de los enamorados (catorce de febrero) o el cumpleaños, los domingos por tarde (momentos de aburrimiento y falta de actividad), elegir el champú, los domingos por la tarde, el columpio en el jardín (metonmia  de los hijos), También cumplen esta función de metonimia una serie de acciones que forman parte y representan el amor “matrimonial” tradicional y rutinario, : volver del mercado, compartir, juntar para mañana, comer una manzana simplemente porque es bueno para la salud, saber por qué lo hiciste (es decir, pedir explicaciones).esperar a las doce en el juzgado (para casarse, o sea, el matrimonio).

Otros elementos son metáforas que representan determinados aspectos implicados  en el tipo de amor que rechaza, por ejemplo, “cargar con tus maletas” podría interpretarse como “soportar tus cargas o problemas”, “mudarme de planeta”, como que "no quiero cambiar de vida ni de forma de ser", “cortarme la coleta” como "dejar de disfrutar de la vida" (es el gesto que hacen los toreros cuando se retiran), “brindar a tu salud” como "disfrutar solo por ti", o sea, que mi vida se reduzca a ti, “calor de invernadero” como "calor artificial", es decir, pasión forzada, no natural (el calor y el fuego son desde siempre metáforas de la pasión), "besar tu cicatriz" como "intentar consolarte o reparar el daño que te ha hecho la vida,"

 Paris con aguacero  alude  a un poema del peruano César Vallejo (me moriré en París con aguacero) en el que evoca el momento de su muerte, y Venecia sin ti a una conocida canción de amor que habla de la añoranza del ser querido. Sabina dice no quererlos, es decir, no quiere pensar ni en la propia decadencia ni en echar de menos a la amada.

También hay unas antítesis metafóricas: ni libre ni ocupado , aludiendo al estado de los taxis y que se usa comunmentepara hablar del propio estado civil o sientimental. Sabina dice no querer ni uno ni otro, o sea, ni soltero o libre, ni casado o comprometido, porque no quiere la soledad, pero tampoco quiere el amor convencional que la sociedad impone.En esa idea insiste cuando dice no querer “ni contigo ni sin ti” (de nuevo, la antítesis)o "ni carne ni pecado”, términos usados tradicionalmente por la religión para hablar de la pasión que ellos consideran “pecaminosa”, con lo que Sabina dice rechazar esa consideración de la pasión desbordada como algo malo. Por último, ”orgullo”y “piedad” son dos estados de ánimo contrapuestos, propios de muchas relaciones amorosas, que él también rechaza: el hacer cosas por orgullo o por pena.

A todo esto contrapone lo que expresa en el estribillo

 Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.
al que antepone “lo que yo quiero”, bien dirigiéndose a la mujer que ama (con el apóstrofe muchacha de ojos tristes) o describiéndose a sí mismo como “corazón cobarde”, adjetivo que puede interpretarse de forma irónica (“cobarde” por no atreverse a vivir ese amor convencional, sino un amor pasión que se expresa con la muerte como metáfora, y que requeriría en realidad mucha valentía),o bien en serio, porque ese corazón cobarde quiere que su amada muera por él (es decir, ser amado pasionalmente) antes que él por ella. 

En todo caso, lo que quiere es eso: que mueras por mí, expresión metafórica de estar perdida y apasionadamente enamorado de alguien. Es ese el tipo de amor que quiere y que expresa mediante el retruécano, o conmutacion, figura retórica que consiste en repetir términos, pero de forma invertida, es decir, cambiando entre ellos la función, que es lo que hace en el estribillo entre morir y matar (morirme conmigo si te matas / matarme contigo si te mueres, le amor cuando no muere mata, amores que matan nunca mueren), que se combina con el polítptoton (morir, mueres, muere, mueren, matas, matarme, mata, matan) , con la personificación de esos amores que matan, el polisíndeton (y...y), el paralelismo de los dos primeros versos y la anáfora de porque.

Creo que dificilmente se podría expresar mejor todo lo que esta canción expresa...

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Comerme una manzana, 2 vece por semana, sin ganas de comer.

Es una metáfora de relaciones rutinarias entre pareja...

Por otro lado las partes de:

"no me esperes a las 12 en el juzgado".

y

"yo no quiero saber por que lo hiciste",

Aclaran el contexto de la canción:
El juzgado hace referencia a un divorcio en marcha, y "saber por qué lo hiciste", indica una infidelidad de parte de ella.

Teresa L. dijo...

¡Claro! ¿Cómo no he caído? Muchísimas gracias por la aportación. Muy esclarecedora, de verdad. Un saludo.

Héctor Francisco dijo...

Excelente análisis!! Muchas gracias!!

Anónimo dijo...

Coincido en la interpretación de la letra, sin embargo, creo que la misma asimila en forma improcedente al amor cotidiano, de pareja, a un amor rutinario, cosa que no necesariamente es así, pero que marca claramente la versión del amor líquido de los 90s. El amor no es negación de la pasión, además entender la pasión como un estado permanente de relación es absurdo. El amor "liquido" de Bauman fulmina la estabilidad, que no es siempre rutinario, aunque se valga de rutinas. Los "yo no quiero" que enumera la canción son ejemplos claros de individualismo, falta de compromiso, de la negación de la idea de proyecto compartido, de la negación de todo lo relacionado con hacer visible y válido el yo-tu como reconocimiento del otro y su respeto. El hedonismo de los 90s corresponde con una amor líquido que no se compromete, que quiere sacrificios, ni compartir momentos ni decisiones y mucho menos NIÑOS. Dice la canción YO NO QUIERO COLUMPIO EN EL JARDÍN y ese el centro de la cuestión, el eje de todo amor que implica correser se del ego, comprometerse con otra persona al punto de llegar a ser padres. (esto no quiere decir nada respecto de quienes queriendo, no pudieron ni de quienes sin quererlo se han comprometido igualmente en llevar una vida en común en la que la pareja sea centro y eje de intersección de dos individualidades). "Contigo" es en realidad "conmigo", solo importa uno mismo, que se reconoce solo en el hedonismo del instante de una pasión efímera, fuerte pero fugaz, tan breve, que inmediatamente habilita la búsqueda de otra pasión, un zapping cultural de canales, vidrieras, comidas y relaciones listas para usar (pret a porter) pero también listas para desechar.

Anónimo dijo...

Exactamente Anónimo, eso creo y sabes?, mi nuevo novio me la ha dedicado y me recorrió un frío por la espalda, porque creo que si desea eso...no coincidimos en los "yo quiero", porque jamas me preguntó que quería yo. Creo que es lo más frío que he escuchado y me atemoriza tener al lado a un egoísta así, que con su negación a hacer festejos de cumpleaños y festividades como el 14 de febrero hacen aun más rutinaria la relación, sin compromiso de ningún tipo.Y apagan cualquier amago de expresión espontánea de amor convirtiendo a la pareja en un objeto a usar cuando él este de ánimo. Así las cosas estoy analizando como sigue esto y si el señor en cuestión va con el discurso de la canción, ya que si es así... me busco un "tonto rutinario" de esos que regalen rosas, chocolates y besos. Y no me tengan a la espera de que le llegue el aburrimiento de mi y mis defectos. Porque eso para mi no es amar.

Anónimo dijo...

Wow tomá mate! Te felicito, totalmente egoísta...resúmen sólo va a ser a su manera y cuando él tenga ganas y tiempo..

Anónimo dijo...

Hey anonima! me pareció muy acertada tu conclusion. De hecho, la de los dos anonimos :). Sin animo a ser chismosa, pero con intencion de ilustrarme de tu experiencia, como te fue con el chico en cuestion?

Att. Anonima3.

Anónimo dijo...

Vaya, asi lo ven?
Anonimas...yo no creo que la interpretación deba ser tan literal. Para mí, se habla de un amor apasionado, dia a dia. Que no hace las cosas por responsabilidad u obligación...las hace porqué quiere.
Claro que a mi también me gustaría estar con una persona que muera por mi, y que yo muera por ella. Pero no por reciprocidad, sino porque quiero hacerlo. Un amor...del tipo que todo da y nada exige.

Anónimo dijo...

Me encanto, cada quien le da una interpretacion diferente segun las vivencias de cada uno. Te amo Sabina eres lo maximo

lucaspacheco dijo...

Infantilismo puro y duro.

Anónimo dijo...

"Comerme una manzana, 2 veces por semana, sin ganas de comer" No se refiere "a simplemente porque es bueno para la salud". Se refiere al sexo sin ganas, casi por obligación: "dos veces por semana" y una, casi seguro será el sábado. Eso es lo que no quiere. Además las intérpretes literales deberían preguntarse si el día que estén como la pareja de Serrat en "Desamor", no les gustaría morirse por alguien o que alguno/a se muera de amor por el/ella.

Anónimo dijo...

"Yo no quiero contigo ni sin ti" para mí se refiere a que no quiere algo rutinario ya que lo rutinario aburre, ami criterio está bien porque es lindo vivir día a dia.

Anónimo dijo...

Coincido totalmente, déjalo antes que te destruya por dentro. Tony.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...