¿Para qué estudiar?


Se acerca -inevitablemente, qué le vamos a hacer- el principio de otro nuevo curso, y aunque a lo mejor eres de los que prefiere apurar los últimos días de vacaciones sin pensar en la medida de lo posible en lo que se avecina, este es un momento estupendo para prepararse para que todo vaya bien. Así que vamos a dedicar unas cuantas entradas a intentar plantear algunas cuestiones previas que pueden ser útiles ... e incluso interesantes.

La primera, muy sencilla, pero clave fundamental de ese éxito es, precisamente, para qué estudiar.

Estudiar es, sin duda, un esfuerzo, que consume parte del tiempo y la energía que  en muchos momentos preferiríamos dedicar a otras cosas. Y ningún esfuerzo se hace sin motivo. Es decir, hacemos el esfuerzo porque nos compensa. ¿Y cómo nos compensa? Pues, aunque parezca un juego de palabras, con algún tipo de recompensa. Necesitamos eso, una recompensa, un motivo para estudiar. Sin ese motivo nadie realizaría el esfuerzo. Todo el que estudia, lo hace por un motivo. Algunos son muy conscientes de cuál es. Otros, no tanto.

¿Cuál es tu caso? ¿Te habías planteado alguna vez esta cuestión? Este es un buen momento para hacerlo ¿Estudias por inercia?  ¿No estudias porque no encuentras ningún motivo para estudiar? ¿Tienes muy claro para qué te sirven y te van a servir los estudios? ¿No encuentras ninguna utilidad o aliciente?...

La motivación es fundamental para el esfuerzo pero en todo caso, es algo personal e intransferible. Nadie te va a proporcionar motivos para estudiar ni podrá convencerte de buenas a primeras de si merece o no la pena. Sólo tú puedes encontrar el o los motivos para hacerlo, que no tienen por qué coincidir con los de nadie. Así que te voy a proponer un ejercicio (basado en el libro de Enrique Pallarés "Mejora tu método de estudiar") que te puede ayudar, bien a encontrar esos motivos para estudiar, bien a hacerte consciente de cuáles son los que funcionan contigo.



A continuación vas a encontrar una lista de motivos para estudiar. Responde "sí" o "no" para cada uno de ellos, según se ajuste o no a ti. Procura reflexionar y ser lo más sincero posible.

Yo estudio ...

... para evitar riñas  de mis padres.
... para quedar por encima de mis compañeros.
... porque me resulta interesante o entretenido.
... para hacer una carrera /conseguir un empleo y ganar dinero.
...por no disgustar a mis padres, aunqe no me riñan ni me castiguen.
...para hacer una carrera que ayude a la sociedad (incluyéndome a mí) sea mejor y viva más feliz.
...por temor a los castigos de mis padres.
... porque si no no sabría qué hacer.
... para conseguir premio(s) de mis padres.
... por agradar a un(os) profesor(es)
... para sentirme bien conmigo mism@
... porque todos los de mi edad estudian.
... para sacar buenas notas.
... para no sacar malas notas.
.... para aprender, por curiosidad (aunque sea solo en una o algunas materias)
...porque es necesario adquirir un mínimo de conocimientos para manejarse en el mundo actual
... para/ por..... (añade aquí otra posible razón que se te ocurra)
... No sabría dar una razón porque nunca me había parado a pensar en esta cuestión.

¿Ya? Bien, ahora elige los dos motivos que para ti sean más importantes. Sería conveniente que intentaras escribir en un texto breve tus conclusiones sobre todo ello (desarrollando o concretando esos dos motivos "principales" y completándolo luego con los otros, que serían los secundarios).

Ahora vamos a pensar motivos para no estudiar. Son muchos, claro. Es más: vivimos rodeados de ellos. Aquí tienes algunos ejemplos; piensa bien sobre cada uno di si o no según estés de acuerdo con ellos.

...Estudiar es aburrido y pesado.
...Lo que nos enseñan en clase no sirve absolutamente para nada.
...Yo no sirvo para estudiar, porque ninguna materia se me da bien.
....No me gusta ni me interesa ninguna asignatura
...Mis amigos no estudian ni están interesados por estudiar.
...Prefiero dedicarmea otras cosas (ver TV, escuchar música, salir, internet.) y si quiero disfrutarlas no tengo tiempo para estudiar.
....Da igual estudiar o no: encontrar trabajo esta muy difícil para todos.
(.... añade tú el motivo o los motivos que se te ocurran)

Puedes intentar también escribir un texto donde expliques lo que opinas sobre estos motivos para no estudiar. Luego, contrasta tus conclusiones con las del apartado anterior, y escribe un texto que responda a la pregunta ¿Merece la pena estudiar? 

(Es importante que no te limites a pensar: escribe los textos que te pido, porque esto te obligará a buscar tus ideas sobre el tema y hacerlas explícitas. Verás cómo funciona. )

Por último, intenta plantearte el tipo de persona que te gustaría ser en el futuro y cómo te gustaría vivir, tanto a nivel profesional como personal, y haz una descripción por escrito, como una especiee de autorretrato futuro Si quieres, puedes hacer una lista de cualidades o características (o dos listas: una laboral, otra personal). Sé preciso, concreto y exhaustivo: por ejemplo, si te gustaría ser médico, añade las características que te gustaría tener como tal (profesional, preparado, eficiente, humano...); si quieres ser  padre, explica qué tipo de padre te gustaría ser; que opciones de ocio te gustarían, etc. etc.

Una vez que lo tengas, piensa hasta qué punto los estudios pueden contribuir a que tú consigas llegar a ser esa persona y llevar ese tipo de vida. Y de nuevo, lo mejor es que lo expliques por escrito.

Por último, me gustaría recomendarte una película que trata bastante bien muchas cuestiones relacionadas con todo esto: Mentes Peligrosas, basada en el testimonio real de una exmarine del ejército americano que logró motivar a un grupo de alumnos marginales y difíciles, cuyas vidas están marcadas por la falta de expectativas y la violencia callejera. Ella consigue llamar su atención por los estuidos dándoles motivos para que estudien: pirmero "externos" (o extrínsecos: premios materiales) y luego ya "internos" o intrínsecos: el valor de estudiar simplemente para aprender. En esta escena lo explica:


Espero que si os animáis, os resulte interesante reflexionar un poco sobre todo esto, y por supuesto, me encantaría que os animarais a compartir vuestras reflexiones en un comentario... pero no soy capaz de daros ningún motivo para hacerlo, más que lo enriquecedor que resulta el intercambio de ideas.

En todo caso, una buena motivación es sin duda el mejor combustible, y no solo para el nuevo curso que empieza. ¡Ánimo!

2 comentarios:

MUNDOLIBROS dijo...

Teresa, me parece muy interesante este ejercicio de reflexión a principio de curso. Yo también les suelo preguntar a mis alumnos por qué vienen al instituto y qué quieren hacer en el futuro. Este punto de partida les sirve a ellos y también a mi para hacerme una idea de cómo es cada uno. En estos tiempos en los que el saber está por los suelos me parece fundamental sembrar en nuestros alumnos el deseo de aprender y de valorar el conocimiento en sí mismo.

Saludos.

Teresa L. dijo...

Tarea importante, pero difícil, ¿verdad? Un abrazo, y que el comienzo de curso sea todo lo bueno que nos dejen las circunstancias. ¡Nos leemos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...