Verona Beach



En 1996, el director australiano Bazz Luhrman (que firma también éxitos como Moulin Rouge o Australia) se atrevió a hacer una versión del clásico de William Shakespeare Romeo y Julieta, y además, a presentarla bajo el título de "Romeo y Julieta de William Shakespeare". Y es que efectivamente, la película emplea el texto tal cual lo escribió su autor en el siglo XVII, pero las imágenes y la ambientación se correspondían a la época actual, en una Verona Beach presidida por una imagen similar al Cristo Redentor de Rio de Janeiro y un logo, en el que se lee "L'Amour," que recuerda mucho al de una conocida marca de refrescos.

 Romeo y Julieta (interpretados respectivamente por un jovencísimo Leonardo Di Caprio y una inolvidable Claire Danes) viven su amor imposible y trágico en medio de tiroteos, fuegos artificiales y una increíble banda sonora en la que nos encomtrábamos a The Cardigans, Radiohead, Garbage o Desree interpretando el tema principal, una balada romántica. 

La película despertó una intensa polémica, con entusiastas defensores (por su capacidad para demostrar la modernidad radical del clásico) y no menos enérgicos detractores, horrorizados al ver las palabras emblemáticas de Shakespeare en un ambiente tan alejado de su origen y tan cercano a la estética del videoclip musical. Y es que esta es una de esas películas que o te encanta o te espanta, sin términos medios (como podéis comprobar echando un vistazo a las críticas de los espectadores en Filmaffinity


A mí me encanta, por muchas razones. La primera, por esa fidelidad al texto original, cuyo contraste con la modernidad de la estética y el ambiente me parece muy enriquecedora, y toda una demostración de la vigencia de un gran clásico como este. La segunda, por las estupendas interpretaciones, tanto de los protagonistas (Romeo conmueve, y mucho, por ejemplo en la escena en la que corre ciego de ira y de rabia a matar al primo de su amada) como de los secundarios. Tercero, porque es visualmente cautivadora. Cuarto, por su magnífica banda sonora. Quinto, por escenas maravillosas como la fiesta, la escena del baile (cuando los dos jóvenes se enamoran y descubren que son en realidad enemigos, iniciando asi una carrera trágica e inevateblemente perdida contra el destino.), su primera conversación en la piscina, su boda o la desesperación de Romeo...

 Porque la razón más poderosa para que me encante esta película sigue siendo esa histora universal de dos amantes con mal sino, contra los que el azar fatitido muestra toda su saña arrastrándolos a un final trágico anunciado desde el principio. 

Y tú, si quieres posicionarte, tienes que verla. Ya me contarás si merece o no la pena.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...