Una oportunidad para la paz



1969.- Durante la Guerra de Vietnam, los recién casados John Lennon y Yoko Ono deciden aprovechar la popularidad de su matrimonio -se habían casado el 20 de marzo- para hacer una revindicación pacífica de la paz (no podía ser de otro modo, claro), y así, pasan su luna de miel, del 25 al 31 de marzo, metidos en la cama de una habitación de un hotel de Amsterdam, cuyas puertas están abiertas para la prensa desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche.

Los periodistas acudían esperando un numerito escandaloso, porque la pareja tenía fama de disoluta, atrevida y transgresora por haber aparecido desnudos en la portada de un disco. Pero lo que se encontraban era al feliz matrimonio sentado tranquilamente, rodeados de carteles en los que se leía "Peace" y "Peace in bed".

Un reportero le preguntó a John qué pretendía con aquello, y él respondió: "Todo lo que estamos dicendo es que le demos una oportunidad a la paz". Dice la leyenda que esta frase, que surgió en aquel preciso momento de forma espontánea, le gustó tanto que decidió escribir una canción a partir de ella, y que llegó incluso a tararearla ya en aquella "encamadada", como él mismo la llamó.

Para convertirla en disco, alguiló una grabadora de ocho pistas y lo hizo también en la cama, en su segundo "encamamiento" por la paz, que tuvo lugar en un hotel de Montreal, loa ciudad canadiense más próxima a la frontera de los Estados Unidos´(y la que recoge precisamente el video clip). Él había planeado en un principio hacerlo en Nueva York, pero los servicios de inmigración estadounidenses prohibieron la entrada de Lennon en el país, poniendo como excusa su defensa convencida de las drogas, aunque seguramente les incomodaba la postura de Lennon y Ono, de continua protesta por una guerra terrible que el gobierno estadounidense promovía y justificaba.

El final de la letra alude a algunos de los presentes en aquella grabación en la cama, como los propios John y Yoko, Timothy Leary (psicólogo y ensayista defensor del uso terapéutico del LSD) o Allen Ginnsberg (poeta de la generación beat estadounidense, coetáneo y amigo de Jack Kerouac, Bob Dylan o Patti Smith)

Hoy, 30 de Enero de 2012, se celebra, como todos los años, el Día Mundial de la Paz. Y sigue siendo tan necesario como entonces y como antes, porque no ha habido un día en la historia conocida de la humanidad en que en alguna parte de nuestro maltrecho planeta la paz no brillara por su ausencia. Y la asuencia de paz es terrible. De lo peor que nos puede suceder. Así que sigue siendo necesario entenderla, cuidarla, mimarla, reivindicarla, proclamarla y practicarla.

Así que si tú conoces (o te apetece buscar) alguna cita, alguna canción, alguna persona, algún libro, alguna película, alguna historia, algún vídeo, algún poema, algo o alguien que contribuya  a la lucha por la paz, ponla y coméntala en un comentario a este post, o bien en una entrada en tu blog (que sí, que habrá nota, como siempre, aunque de verdad que muchas veces la nota es lo de menos).

Yo ya he puesto la mía, porque siempre he admirado a John Lennon, por su radical defensa de la paz, porque canciones como esta nos siguen haciendo más falta que nunca, y porque irónicamente él moríría víctima de la violencia que tanto (y tan bien) se dedicó a rechazar.

2 comentarios:

Rosa Moreno - Lengua y Literatura dijo...

Teresa, estoy completamente de acuerdo contigo. Todos debemos luchar por la paz, porque todos podemos hacer algo si queremos. Como decía Teresa de Calcuta: "A veces sentimos que lo que hacemos es una gota en el mar, pero el mar sería menos si faltara esa gota" y para Bob Marley: "Las guerras seguirán mientras el color de la piel siga siendo más importante que el de los ojos". Porque lo verdaderamente importante son las personas.
Rosa.

Teresa L. dijo...

Eso es, y no podemos bajar la guardia.


Muchísisimas gracias por tu aportación, Rosa (y eso que a ti no te puedo poner nota, jeje). Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...