Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser asi, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
sepas ser sin desesperar.
.
Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar.
.
Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro.
.
Te deseo además que seas útil,
más no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.
.
Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil, sino con los que
se equivocan mucho e irremediablemente
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.
.
Te deseo que siendo joven
no madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor
y es necesario dejar
que fluyan entre nosostros.
.
Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año sino apenas un dia.
Pero que en ese dia descubras
que la risa diaria es buena,
que la risa habitual es sosa y
la risa constante es malsana.
.
Te deseo que descubras,
con urgencia máxima,
por encima y a pesar de todo,
que existen, y que te rodean,
seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.
.
Te deseo que acaricies un perro
alimentes a un pájaro
y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,
porque de esa manera,
sentirás bien por nada.
.
Deseo también que plantes una semilla,
por mas minúscula que sea,
y la acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuántas vidas
está hecho un árbol.
.
Te deseo además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
y que por lo menos una vez por año
pongas algo de ese dinero frente a ti y digas
"Esto es mío"
sólo para que quede claro
quien es el dueño de quien.
.
Te deseo también
que ninguno de tus afectos muera,
pero que si muere alguno,
puedas llorar sin lamentarte y sufrir
sin sentirte culpable
.
Te deseo por fín que
sien do hombre, tengas una buena mujer
y que siendo mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al dia siguiente,
y que cuando estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.
.
Si todas estas cosas llegran a pasar
no tengo más nada que desearte.

VICTOR HUGO


Que el 2012 sea muy feliz para tod@s.
Un abrazo,

"Los Milagros de Nuestra Señora"


Es la obra más conocida del poeta riojano Gonzalo de Berceo, primer poeta castellano de nombre conocido y miembro destacado del Mester de Clerecía del siglo XIII. La obra forma parte de toda una corriente de literatura mariana (es decir, dedicada a la Virgen María) que se dio en la Edad Media tanto en latín como en romanc. Otra muestra destacada de esta tendencia serían las Cantigas de Sta. María que en este mismo siglo compuso el rey Alfonso X El Sabio utilizando el gallego-portugués.

Las colecciones de milagros en latín eran muy frecuentes en toda Europa; a ellas acudían los clérigos en busca de ejemplos para sus sermones, y Berceo no es original, sino que se inspira en ellas para redactar sus milagros en lengua romance  utilizando la cuaderna vía, estrofa identificativa de los poemas narrativos de los clérigos del Mester de Clerecía castellanos.

Berceo nos presenta una colección de 25 milagros (ya hablamos del gusto de la mentalidad medieval por lo simbólico: el cinco es el número de la Virgen, así que la cifra no es azarosa) y una introducción alegórica, en donde con su propio nombre y apellido, el poeta se nos presenta como un romero que, cansado de caminar, llega a un prado maravilloso con todos los elementos del tópico clásico del locus amoenus. Pero el propio Berceo explica el valor metafórico de ese prado y sus elementos: el prado es la Virgen, su verdor es simbolo de su pureza, las cuatro fuentes son los cuatro evangelistas, los pájaros cantores son los profetas, los frutales son los milagros, las flores son los hombres devotos de María... Podéis leer un buen fragmento tanto de la alegoría como de la explicación aquí.

Los veinticinco milagros no son originales, sino que están adaptados de esas colecciones en latín que circulaban por toda Europa para ser utilizada por los clérigos. Se sitúan algunos en distintos puntos del continente, y en todos se percibe una religiosidad familiar, supersticiosa, formal, en la que pecadores se ven salvados y devotos favorecidos simplemente por rezar y venerar a la Virgen, que aparece además humanizada, con los rasgos característicos de una mujer, una madre o incluso una novia: a veces vanidosa, a veces misericordiosa y protectora, a veces incluso celosa (como en el milagro XV,"El novio y la Virgen", donde impide la boda de un devoto suyo que había abandonado los hábitos para casarse). Todo ello responde al intento de los clérigos por buscar una figura próxima, cercana, fiable, que estimulara la devoción de los campesinos.

El Mester de Clerecía, Berceo y sus "Milagros"



Será entre el clero donde encontremos el primer poeta de la historia de la Literatura Española de nombre conocido,Gonzalo de Berceo, porque al crear sus obras por escrito, a diferencia de los juglares, ya podían hacerlo individualmente y, sobre todo, firmarlas.

Sus obras respondían a sus intereses como miembros de la iglesia: adoctrinar al pueblo en la fe y la liturgia necesarias para alcanzar la salvación allá, en la vida eterna. Y lo hacían empleando los recursos que con tanto éxito veían utilizar a los juglares: narraciones en verso de historias más o menos entretenidas para la época(aunque sí, es cierto que bastante alejadas de nuestros gustos e intereses actuales), apelaciones al auditorio y un lenguaje que, aunque era culto, estaba salpicado de expresiones coloquiales, familiares o alusiones a la vida campensina que acercaran esas historias (y sobre todo, su enseñanza) al público que escuchaba como se las leían (el pueblo era, os recuerdo, analfabeto) seguramente en romerías o actos litúrgicos.

Héroes

Basta un instante para hacer un héroe y una vida entera para hacer un hombre de bien.
Paul Brulat


Un héroe es todo aquel que hace lo que puede.
Romain Rolland

La temeridad cambia de nombre cuando obtiene éxito.
Entonces se llama heroísmo.
Laurence Sterne


Volvamos a esos días felices en los que había héroes.
Bette Davis


El verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos.
Alfonso Rodríguez Castelao


La mayor parte de los héroes son como ciertos cuadros: 
para estimarlos no hay que mirarlos demasiado cerca.
La Rochefoucauld


Dicen que soy héroe. Yo, débil, tímido, casi insignificante,
 si siendo como soy hice lo que hice,
imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos.
Mahatma Gandhi

Con nuestro trabajo acerca del Mester de Juglaría y el Cantar de Mio Cid, nos hemos acercado un poco a lo que era un héroe en la Edad Media, a las cualidades que debía tener y a las "hazañas" que lo configuraban como tal. Así que ahora yo os propongo que escribáis un texto sobre eso: sobre los héroes. Y para ello tenéis dos opciones:

Pues eso...



Que paséis unos días estupendos, y que la entrada en el año nuevo sea genial.


¡Feliz Navidad!

Entre monjes medievales: "El nombre de la rosa"

El nombre de la rosa es una película de 1986, dirigida por el director francés Jean-Jacques Annaud y protagonizada por el escocés Sean Connery (famoso, entre otras cosas, por ser uno de los James Bond de la historia del cine) y Christian Slater, basada en la novela homónima (o sea, del mismo título) de 1980 del escritor y semiólogo italiano Umberto Eco.

Tanto la novela como la película tuvieron una calurosa acogida por parte de la crítica y por miles de lectores en todo el mundo que se entusiasmaron con una historia de corte policíaco (la investigación de una serie de muertes misteriosas por un sagaz fraile, Guillermo de Baskerville y su ayudante Adso de Melk) pero situada en una abadía medieval, con una enorme biblioteca a la que se dedican multitud de monjes copistas, cuyo ambiente se recrea maravillosamente, convirtiéndose en uno de los encantos tanto de la película como de la la novela.

La obra está llena de referencias y homenajes literarios. Por ejemplo, el nombre del investigador, Guillermo de Baskerville, homenajea simultáneamente a Guillermo de Ockam (fraile medieval que como el protagonista intervino en procesos de investigación de la Iglesia en la Edad Media) y a Sherlock Holmes, el famoso y sagaz detective creado por Arthur Conan Doyle, protagonista de "El sabueso de los Baskerville" y cuya descripción se parece mucho a la del fraile medieval ideado por Eco.

El comentario de textos literarios


Aunque ya el año pasado nos introdujimos en el comentario de textos literarios, este año debemos profundizar y mejorar vuestro dominio de esta técnica.

Este tipo de comentario no es más que un texto que habla de otro desde una perspectiva literaria, y en el que utilicemos nuestros conocimientos sobre literatura para explicar claramente qué dice el texto, cómo lo dice y por qué lo dice.

Por tanto, lo primero que tenéis que tener claro es que vuestro comentario ha de ser un texto redactado, no una sucesión de "frases-telegrama" sin verbos, determinantes ni nexos, ni un esquema (que insisto: es una técnica de estudio, nada más). Es decir, vuestro comentario estará dividido en párrafos y estos a su vez en oraciones completas (con su verbo) y correctamente puntuadas.

En todo comentario de texto (aunque varía, obviamente, según el género -lírico, narrativo o dramático- del fragmento que estamos comentando) podemos distinguir las siguientes partes:

"Cantar de Mio Cid": fragmentos



Estos son los fragmentos del Cantar de Mío Cid que leeremos y comentaremos:

Del "Cantar del destierro" leeremos dos pasajes elocuentes sobre la partida del Cid de su tierra:
También leeremos dos pasajes que reflejan la faceta guerrera del cid, mediante la cual, como buen profesional de la guerra, no sólo logra vivir, sino recobrar su honra y lograr la reconciliación con el rey Alfonso:
  • El primero, perteneciente también al primer Cantar de los tres que componen el poema, nos muestra a los hombres del Cid en pleno fragor de la batalla.
  • El segundo, que se sitúa en el Cantar de las Bodas, con Valencia ya reconquistada, insiste en la grandeza de las victorias de los hombres del Cid... y del botín que con ellas recaudan.
También leeremos dos pasajes en los que aparecen los antagonistas del Cid y sus hombres: los infantes de Carrión, representantes de la nobleza leonesa elegidos por el rey Alfonso para casar a las hijas del Cid y reconciliarse así con él.
Y con estos textos, nos iniciaremos en la técnica del comentario de texto literario.

El Cid: versiones para un héroe


Hoy, gracias a esta maravilla de Internet, podemos consultar con toda la naturalidad del mundo el Manuscrito original del Cantar de Mio Cid, firmado por Per Abat,  y que se guarda en la Biblioteca Nacional, en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes pinchando aquí,. 

Os dejo a modo de muestra la portada y la primera hoja, que contiene el que por los avatares y azares de la historia, es para nosostros el mítico comienzo del poema que hizo perdurar la leyenda hasta nuestros días: "De los sos ojos tan fuertemente llorando....", antes del cual vendrían las hojas perdidas que contenían el motivo que da el Cantar para que Alfonos VI tomara la drástica decidsión de desterrar al famado caballero (cuestion discutida y controvertida):




















Pero la historia del Cid no se quedó en este manuscrito ni en la época en la que los juglares la recitaban a lo largo y ancho de la Península, ante el entusiasmo de un público sin duda tan necesitado de héroes como nosotros mismos. Pero en este recorrido por el tiempo, como es lógico, la historia se fue modificando, adaptándose al gusto y la mentalidad de cada época y llenándose, cada vez más, de elementos ficticios que la iban alejando de los hechos históricos que la originaron.

Sobre el Cid y su Cantar...


Os dejo  unos cuantos enlaces interesantes sobre el Cid y su Cantar, sobre los que pueda que más adelante os proponga alguna actividad...

La página Rincon castellano nos ofrece una excelente síntesis de lo esencial que debemos saber sobre la obra (y un útil resumen de su argumento por cada uno de los tres Cantares que lo conforman):


"El Cid, historia y leyenda": es una página completísima, que recopila datos sobre el Cid real (sus motes, sus espadas o la España de su época) y sobre el Cantar de Gesta sobre él: desde mapas de su recorrido geográfico, a un repaso de sus personajes y hasta una versión en cómic. Además. ofrece muchas actividades y tests para adquirir o comprobar conocimientos sobre ella. Muy amena y muy atractiva por su diseño, lo que sin duda hace mucho más agradable el trabajo.

En El Tinglado encontramos un LIM titulado "LA LEYENDA DEL CID": es un libro interactivo multimedia que ofrece muchos materiales (muchos de ellos auditivos) y actividades sobre el Cid y todos los asuntos relacionados con su historia (por ejemplo, la jura de Santa Gadea, el cerco de Zamora o la muerte del rey Sancho)


El Centro Virtual Cervantes: tiene también una página dedicada a la obra, en la que además de estudios y enlaces sobre ella, encontraréis una curiosa galería de imágenes relacionadas con ella (como lugares cidianos, personajes o documentos...)


Y por último, aquí teneís un interesante y ameno fragnento del programa de radio "La rosa de los vientos" donde el periodista Juan Luis Cebrián habla sobre Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.

El Cid: historia y literatura

Ahora que vamos a empezar a leer y comentar textos del Cantar de Mio Cid, os dejo un par de vídeos interesantes: uno que resume los datos históricos que tenemos sobre Rodrigo Díaz de Vivar, y otro que resume el argumento del Cantar de gesta sobre su figura, tal y como lo conservamos. Un buen ejemplo para plantearnos las complejas y apasionantes relaciones que se establecen entre realidad y ficción.

El Cid histórico:




Resumen del  argumento del Cantar de Mio Cid:

Juglares, héroes y hazañas: el Mester de Juglaría, los Cantares de Gesta y el Cantar de Mio Cid

Durante la plena Edad Media (es decir, durante los siglos XII y XIII), la vida en la Ppenínsula estaba marcada por la Reconquista. La nobleza estaba plenamente ocupada en luchar frente a los musulmanes para ir recuperando territorios que anexionar a los incipientes reinos cristianos; la Iglesia, en  educar al pueblo en la fe y el logro de la salvación, y en escribir y copiar aquellas obras que les ayudaran a ello; y el pueblo llano se dedicaba básicamente a las tareas del campo, viviendo aislados en pequeños núcleos rurales.

El único oasis de entretenimiento, comunicación y diversión eran los juglares, unos músicos-actores-recitadores-acróbatas-humoristas ambulantes que llevaban todo un reperterio de noticias y diversión a las vidas -nada fáciles, sin duda- de los hombres medievales. La mayoría, aunque no todos, no sabían leer ni escribir, así que llevaban todo ese repertorio en la memoria (con su fragilidad y sus imprecisiones), y lo hacían crecer con la imitación de otros juglares y con la improvisación.

Parte importantísima de este repertorio eran los Cantares de Gesta, peculiar subgénero narrativo englobado dentro de la poesía épica. Surgieron en Castillla, y narraban las hazañas de los héroes castellanos en la Reconquista. Nadie los ponía por escrito (¿para qué? el público no sabía leer, los veía reperesentados por juglares que eran también analfabetos), así que la inmensa mayoría se han perdido. Solo conservamos uno incompleto (le faltan unas cuantas páginas de principio): el que recoge la historia de un personaje real que vivió en el siglo XI y que se convirtió en una leyenda cuyo eco sigue resonando en la actualidad: la de Rodrígo Díaz de Vivar, caballero extraordinario en el campo de batalla, simbolo del orgullo castellano, ya que fue vasallo del rey Sancho II de Castilla) y cuando tuvo que pasar a servir al rey leonés Alfonso VI, hermano del monarca castellano muerto en "extrañas circunstancias"durante un episodio que forma parte también de la leyenda, no se plegó a lo que él consideraba injusto y se ganó el destierro. Lo peor que podía ocurrirle a un caballero, porque le relegaba a la condición de delincuente sin patria ni derechos Pero él, con su fuerza y habilidad con las armas, lograría recobrar honor y fama, y así, convertirse en mito. Es el Cantar de Mio Cid. Uno de los grandes clásicos de nuestra literatura, al que intentaremos acercarnos durante los próximos días.

De momento, aquí tenéis la presentación sobre todo esto que utilizamos en clase:

Primera evaluación: el examen definitivo... Por fin, pistas y pautas

La primera evaluación se acaba (¡qué rápido!, ¿no?), y toca hacer examen para demostrar cuánto hemos aprendido. Os recuerdo que en principio entra todo lo visto desde principio de curso, pero que tendrá más peso lo que hemos trabajado desde el último examen (es decir, la introducción a la literatura: géneros y subgéneros, métrica, recursos estilíticos; y la introducción a la Edad Media).

La estructura del examen será más o menos la siguiente:

Crucigrama estilístico

Como sé que lo de recordar nombres de recursos estilísticos es algo que os cuesta bastante, os dejo un crucigrama que puede hacer más fácil (y más entretenido) este proceso. Os da la definición y tenéis que poner el recurso. Para verlo en grande, pinchad aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...